¿Qué es ser mujer?… Mujeres que eligen

¿Qué es ser mujer?... Mujeres que eligen

 

Siempre he creído que la moda no podía ser otra cosa, más que plasmar quién eres en lo que llevas puesto, y eso de forma irremediable implica saltarte alguna que otra tendencia y creer en lo atemporal. Vencer convencionalismos, y sumergirte en los tesoros que se esconden, debajo de los montones de segunda mano.

Pero he de reconocer que hay situaciones, como estas, en las que te topas con artistas dispuestas a zamarrearte el alma y que no se conforman con la indiferencia, y que utilizan la moda para expresar a voces lo que, hemos estado callando durante mucho tiempo. Ella es Lorena Formoso y abre su nueva colección Opulence en la Bridal Fashion Week de Barcelona, de esta manera tan transgresora.

Impactante y sobrecogedora. Sin aliento, expresión a raudales. TOLERANCIA 0 aunque suene a tópico o a campaña que parezca no haber calado lo suficiente.

Este vestido, es un vestido de novia, transgresor, chocante, sofisticado, que prácticamente te obliga a pedir permiso, recordándonos al mismo tiempo la libertad no conquistada. Pero aunque me haya parecido impresionante utilizar la moda a modo de reivindicación y como expresión de derechos o de intenciones, no he venido hoy a que hablemos de ropa.

 

He venido a hablar de los derechos de las mujeres, y por esa constante conquista

 

40 años hace, desde la aprobación de la Ley del Divorcio. 40 años después, seguimos cargando como mujeres con el yugo de preguntarnos a nosotras mismas, si habremos aguantado lo suficiente y qué línea separa de eso del demasiado. Pero ya no te hablo de eso, de una ley que necesite ser aprobada para otorgarte un derecho. Te hablo de lo cotidiano, te hablo de: usar pantalones, crearse una cuenta bancaria, cortarse el pelo o usar maquillaje.

Hacer ruido con tacones, dar su opinión en una conversación pública, o entrar en bares en los que “solo hay hombres”. Tampoco ha pasado tanto tiempo de todas estas cosas. Hace 40 años, a las mujeres no se les permitía viajar solas y si lo hacían eran esposas o misioneras y si no encontraban dentro de ninguno de los rangos anteriormente descritos eran “frescas y libertinas”.

 

Pero ¿Qué es ser mujer?

 

Ser mujer es de forma inevitable tener que demostrar las cosas, es esa “extra” de empeño no elegido, pero que no hemos conseguido abolir (ojalá y ya nos quede menos). Si te dijo mujer, me exiges castidad y pureza (o así se marca en los anales de la historia). Das por sentada la prudencia y la humildad y esperas que ceda e intermedie ante el conflicto. Se normalice que sea yo quien cuide de las personas ancianas de mi entorno, o refuerce las labores domésticas de los que ya, comienzan a ser un tanto dependientes.

No quiero decir que nada de esto sea malo, la naturaleza de las cosas nunca es mala en sí misma, a no ser que nos estemos refiriendo a violencia o a violación  de los derechos fundamentales de las personas , porque no hay absolutamente motivo alguno que pueda justificar esto último.

Por lo que  si alguno de estos conceptos fuese aplicado a los ejemplos anteriormente descritos, sí, entonces, todo eso que, la historia ha esperado de las mujeres sin darles opción a actuar desde el propio convencimiento y elegir en conciencia, han sido malos y nos persigue hasta el día de hoy.

Y por eso cuando me preguntas que, por qué tenemos un día o derechos que nos amparen yo, no tendré más remedio que recordarte que hay derechos que a unos le fueron otorgados y por los que otros a día de hoy seguimos luchando. 

Y es que, mientras esto siga siendo de este modo no nos quedará más remedio que seguir amparando de forma excepcional, situaciones que ojalá llegue el día en el que todas las personas tomemos conciencia y le pongamos fin y remedio o al contrario.

Cuando dices mujer, yo las veo a ellas cruzando las fronteras con sus hijos en los brazos. Veo ojos cargados de dolor y esperanza, lucha, fortaleza. Veo consentimiento, situaciones a las que jamás el ser humano debería estar expuesto.

 

También veo a mujeres sometidas comenzando a ser libres, mujeres que a pesar del dolor reconocen el maltrato

 

Veo a mujeres reconociéndose después de muchos años a través del quién soy y hacia dónde voy. Veo a mujeres que no quieren estar cómodas, que abandonan su puesto de trabajo para emprender, para dejarse el alma, la piel y el empeño en proyectos por lo que nadie hubiese apostado a simple vista.

Veo a mujeres retadoras, inconformistas. Veo a mujeres impulsivas, veo a mujeres que no necesitan pedir permiso para dar su opinión cuando no han sido preguntadas.

Veo a mujeres que no critican a mujeres, por las decisiones que han tomado, veo a mujeres que no bajan la voz. Veo a madres solteras dando el doble de amor y no la mitad del mismo, como han intentado inculcarnos.

Veo a mujeres reformulando las preguntas que esperan que sean respondidas por otras mujeres. Mujeres que no necesitan ser madres para serlo todo, mujeres que eligen ser madres para sentirse plenas.

 

MUJERES QUE ELIGEN

 

Cuando dices mujer, yo veo universidades, educación. Veo oficinas llenas. Veo directivas, cargos importantes. Veo mujeres comprometidas. Veo MUJERES VALIENTES, eso veo.

 

¿Y tú, qué es lo que ves cuando yo te digo MUJER?

Rocío Fernández
rfernandez.diaz87@gmail.com
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.