Trinidad Grund, pionera de la industria turística

Trinidad Grund, pionera de la industria turística

Trinidad Grund, pionera de la industria turística

 

Trinidad Grund… La empresaria que inventó el “todo incluido”

 

Golpeada por la tragedia a lo largo de su vida, lejos de regodearse en la pena, Trinidad Grund supo reinventarse y ha pasado a la historia por ser una de las pioneras de la industria turística en el siglo XIX, con iniciativas empresariales ligadas a la comarca malagueña de Guadalteba.

Trinidad nació en Sevilla en 1821, donde su padre era cónsul de Prusia. Por discrepancias con el país que representaba, el padre dejó el consulado y fue desterrado de Sevilla, desplazándose con sus cuatro hijas hasta Málaga.

Allí, Trinidad, alta, muy guapa, con ojos claros y expresivos, y sus hermanas comenzaron a frecuentar los bailes que organizaban la burguesía malagueña. En uno de esos bailes, Trinidad y su hermana Julia conocieron a los hermanos Manuel y Tomás Heredia Livermore. Se casaron con ellos y entraron a formar parte de una de las familias más adineradas de la capital malagueña.

A pesar de que Manuel era una persona con tendencia a la depresión, todo  parecía ir bien en casa del matrimonio formado por Trinidad y Manuel. Ya tenían dos hijos, Manuel y Maria Isabel, y Trinidad estaba embarazada de su hija Manuela.

La pareja fue invitada a una cacería en Motril y allí, mientras estaba en su habitación, Manuel se disparó un tiró con su escopeta de caza, acabando con su vida. Pocos meses después es su hijo el que cae enfermo y tiene que ser intervenido, pero muere en la sala de operaciones.

La tragedia no termina ahí, en 1856 embarca con sus hijas en el ‘Miño’ para ir de Málaga a Gibraltar, rumbo a la feria de Sevilla, pero cuando la embarcación se encontraba entre la Punta del Carnero y Tarifa es golpeada por otro barco y caen al agua. Trinidad logra salvar la vida, pero las niñas mueren ahogadas.

De vuelta a Málaga, Trinidad Grund decide volcarse en los demás y comienza a invertir su fortuna en obras benéficas. Funda el Asilo de San Manuel para socorrer a los enfermos, dar limosna a los pobres y asistencia a los impedidos.

 

También colaboró con las Hermanitas de los Pobres, la Casa de Misericordia y la Casa Cuna

 

Cuando lo necesitaba, Trinidad Grund viajaba a Carratraca en busca de relax y descanso. En aquella época y, gracias a su balneario, eran muchos los ilustres visitantes y miembros de la alta burguesía los que pasaban al menos una semana en la localidad.

Para hacer más atractiva la estancia, Trinidad Grund creó un producto turístico novedoso, con excursiones guidas por toda la comarca del Guadalteba y decidió completar la oferta del balneario con diversas actividades nocturnas y diurnas, como casinos y tablaos flamencos. Además, una vez a la semana había corridas de toros en su plaza poligonal excavada en la roca.

En 1860 compró la cueva de Ardales y realizó obras para que fuera accesible a visitas guiadas, convirtiéndose en la primera cueva de España explotada comercialmente… Por una peseta los turistas se desplazaban desde Carratraca y visitaban la cueva, e incluso estaba permitido que al final del recorrido, en unas columnas de la galería del laberinto, escribieran su nombre y la fecha de la visita.

 

En Carratraca construyó su palacio y desde su mirador observaba el mar

 

Trinidad Grund también sufragó una ermita a las afueras de Carratraca, pero fue destruida por un rayo el día antes de su inauguración. Trinidad Grund murió a los 75 años a causa de cáncer, pero antes fue reconocida con el título de Hija Predilecta de Carratraca.

El palacio en el que vivió es en la actualidad la sede del Ayuntamiento. Y la capital malagueña también la recuerda con un parque y una calle que llevan el nombre de una mujer que fue una avanzada en su tiempo, Trinidad Grund.

Foto del avatar
Mamen Gil
mamengil@telefonica.net
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.