Mímate con tus propios ojos

Autoestima. Mímate con tus propios ojos

Mímate con tus propios ojos

Autoestima. Mímate con tus propios ojos

 

Pocas personas reciben de pequeñas una educación orientada al bienestar emocional. No se nos suele educar para saber ser felices. Solemos crecer sin referencias internas para darnos valor, sin aprender a confiar en nosotras mismas, sin prestar mucha atención a nuestro poder intrínseco, pero sí con la creencia inculcada de que hay que mirar hacia fuera, y de que obteniendo la aprobación externa lograremos sentirnos felices. Nos ocurre a todos, mujeres y hombres. Aunque quizá en el caso de nosotras, la necesidad de “sentirnos especiales” para los demás pueda verse más acentuada por razones sociales y culturales.

Conozco muchas mujeres valiosas que no saben que lo son. En su lugar, se han convertido en buscadoras compulsivas de aprobación externa. Viven en una insatisfacción permanente, reclamando atención, buscando el cumplido, tratando siempre de demostrar todo lo que son o todo lo que hacen… De fondo experimentan un estado de tensión continua, con toda su atención enfocada en la comparación con los demás, casi suplicando el halago con sus estrategias de comportamiento. No son felices.

La búsqueda del reconocimiento externo es una adicción emocional. Entramos en un ciclo sin fin de conseguir dosis de aprecio, que duran muy poco y nos dejan rápidamente con “el mono” de más. Estamos buscando la felicidad en el lugar equivocado, perdiendo tiempo, salud y paz mental.

Tu valor está en tu percepción de ti misma y no en lo que digan los demás.

No hay nada de malo en contar con el afecto ajeno. El problema surge cuando creemos que nuestro verdadero valor personal está en el valor que nos otorgan los demás. Son dos cosas muy diferentes.

Nuestro valor personal está compuesto de las creencias y opiniones sobre nosotras mismas, del reconocimiento de nuestras virtudes, nuestros talentos y nuestras posibilidades de mejora, de la capacidad de ver nuestros éxitos, experiencias y aprendizajes, del amor que nos tenemos y el tiempo que nos dedicamos.

Si crees que necesitas reforzar tu autoestima significa que debes aumentar tu valor personal ante ti misma, sin nadie más. Se trata de mejorar la relación con la persona más importante de tu vida, aquella con la que vas a convivir siempre, tú misma.

Solo puedes tener una razón para no quererte: no conocerte.

Para aumentar tu autoestima debes empezar por conocerte, por observar tus sentimientos y comportamientos, por entender para qué haces las cosas que haces, por aceptar la persona que eres e ilusionarte con la persona que vas a llegar a ser. Entonces, debes tomar una decisión: tú eres valiosa por ti misma al margen de tus resultados. Empieza a construir una buena relación contigo misma, consciente, respetuosa, sana e intensa. Si lo haces, vas a ser muy feliz.

Te doy una clave para construir una buena relación contigo misma:

Deja de compararte con los demás. Es común y muy fácil compararse con los demás. Todos lo hacemos, a veces sin darnos cuenta. Por eso.

(1) presta atención a los momentos en los que te descubras comparando tus cualidades o tus circunstancias con las de otra persona.

(2) Pregúntate si estás siendo objetiva en tu comparación. Normalmente, nos comparamos en un único aspecto, y suele ser en el que salimos peor paradas. Pero las personas somos mucho más que un aspecto aislado: siempre vamos a perder si valoramos solo el ser más guapas, más delgadas, más listas, tener tal trabajo o tal sueldo. Lo justo es observar el “paquete” completo.

(3) Observa cómo te hace sentir la comparación. Si te sientes mal, ya te habrás dado cuenta de que no te beneficia. Entonces, ¿cuál es la finalidad de la comparación? Puede que sea hora de cambiar de hábito.

(4) Valora lo que tienes. No te pierdas tu vida por estar pendiente de la de otro. Presta más atención a lo tuyo y, si no lo puedes aceptar, haz algo por cambiarlo.

(5) Piensa en abundancia. Que otras personas tengan algo estupendo no te impiden a ti tenerlo. Si ellas lo han conseguido, tú también puedes hacerlo. Busca tu manera.

(6) Rodéate de gente positiva. Elige a gente generosa, que disfruten compartiendo y colaborando, que aprecien lo bueno de los demás y tengan una actitud alegre y optimista. Así tendrás un refuerzo positivo.

Conecta con el gran valor que hay en ti. Empieza a mirarte y mimarte con tus propios ojos.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://i.picasion.com/pic82/e97eb9967beb54536da14d36e5aec6ba.gif[/author_image] [author_info]Ángela Guzmán es coach personal y ejecutiva certificada por ASESCO (CAC Nº 10669) y Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas. La puedes encontrar en Twitter @angelaguzcoach, en Facebook angelaguzmancoach y en la web www.angelaguzman.es[/author_info] [/author]

Ángela Guzman
angela@angelaguzman.es
4 Comentarios
  • dora
    Escrito 12:03h, 27 junio Responder

    excelente

    • Mujeres Valientes
      Mujeres Valientes
      Escrito 18:11h, 27 junio Responder

      Gracias por inaugurar esta tanda de comentarios y la nueva sección de coaching de Mujeres Valientes

  • Faemino
    Escrito 19:53h, 27 junio Responder

    Gracias por el aporte, me ha ayudado a recordar una bonita mañana que pase hablando con una amiga mía llamada Noah y su madre.

    • Mujeres Valientes
      Mujeres Valientes
      Escrito 07:56h, 28 junio Responder

      Gracias a ti y nos encanta haberte podido ayudar.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies