Londres... La vida vuelve y ya está despertando. Mujeres Valientes

Londres… La vida vuelve y ya está despertando

Londres... La vida vuelve y ya está despertando

 

Londres vuelve a la normalidad

 

¡Qué duros son los lunes! ¡Y los martes! Especialmente después de una semanita de vacaciones. Los que me seguís ya sabéis que en Inglaterra a mitad de cada trimestre los colegios tienen una semana de vacaciones (half term), ¡y más que merecidas!

Durante estos días aprovecho para hacer mil cosas, dentro y fuera casa, para mí son las vacaciones más cortas y mejor aprovechadas del curso, ¡no paro! Y eso que el clima no ha acompañado mucho, ¡hemos presenciado incluso la tormenta más grande vivida en 30 años! El pasado viernes por la noche di un paseo por mi barrio y pude ver los terribles daños causados por ‘Eunice’: vallas rotas, arboles destrozados, tejados con agujeros… ¡Fue tremendo!

 

Londres... La vida vuelve y ya está despertando

 

Pero, una vez pasada la tormenta, volvemos a la rutina del trabajo, de los días grises y lluviosos, del no tener ni un minuto libre… Sin embargo, es la primera vez en mucho tiempo que pienso que el Covid ya se va alejando.

 

Es cierto que aún seguimos teniendo contagios alrededor, pero es diferente

 

Tengo la sensación de que la ciudad se está despertando, se está volviendo a llenar de vida, se está preparando para una primavera que promete venir cargada de color, fiesta y alegría, ¡y ya era hora! ¿No os parece?

Obviamente, debemos ser prudentes, pero también tenemos que seguir viviendo. Por desgracia, esta pandemia ha afectado psicológicamente a muchísimas personas, y por ello creo que la vuelta a la “normalidad” es cada vez más necesaria.

Para ser sincera, a veces no me doy cuenta que estamos viviendo una pandemia. En Reino Unido apenas tenemos restricciones. De hecho, ayer Boris Johson anunció la eliminación del requisito de aislamiento para las personas positivas, desde este jueves.

Y, como sabéis, las mascarillas cada vez se usan menos: en el transporte público y en el comercio aún se ven, pero no como antes; en los colegios apenas se utilizan (salvo que haya muchos casos y el director decida imponerlas); en los pubs y restaurantes es raro verlas; y por la calle no las lleva nadie (aquí nunca han sido obligatorias en exteriores).

 

Con este panorama, reconozco que hay momentos en los que casi me olvido por completo del covid

 

Si no fuera por la cantidad de test que suelo hacerme (en mi trabajo estoy a menudo en contacto con positivos) y por las fotos que veo de familiares y amigos en España (todos con sus mascarillas puestas en todas partes) pensaría que la pandemia ya ha llegado a su fin. Ayer mismo, el primer ministro anunció que ya no tendremos los test de covid gratuitos a partir de abril, entiendo que porque ya no serán tan necesarios.

Pero, lo que realmente me llama la atención es que aquí ya se respire la “normalidad” en la calle. La gente vuelve a hacer planes, a salir y a disfrutar con familiares y amigos. La semana pasada, sin ir más lejos, salí a cenar a un pub con mi marido, quedé en un restaurante con unas amigas, fui al cine, e incluso pude ver un par de musicales… Por primera vez en mucho tiempo tuve la agenda repleta de planes fantásticos; lo normal en una semana de vacaciones que ya ha llegado a su fin, ¡ay, que pronto se acaba lo bueno!

 

Londres... La vida vuelve y ya está despertando

 

Una de las cosas que más me gusta hacer durante las vacaciones es darme largos paseos por algunos de mis parques favoritos, entre ellos el Wimbledon Common y Richmond Park. Este último me encanta, pero no voy a menudo porque tengo que llevar atado a mi perro continuamente, para que no se vaya a jugar con los ciervos.

 

Lo cierto es que, a pesar del mal tiempo que solemos tener, disfruto mucho paseando por estos parques

 

Creo que están repletos de rincones mágicos que, como dice mi amiga Laura, transmiten paz y tranquilidad. Lo “malo” es que estoy continuamente haciendo fotos y, como soy un poco intensa, se las mando a un grupo de familiares y amigos que empiezan a preguntarme si realmente vivo en mitad de ese bosque, o si es que aún no he encontrado la salida para volver a casa.

Bromas aparte, a todas las que estáis pensando venir a Londres, os recomiendo que tras las “obligadas” visitas a los museos, las tiendas, los espectáculos y demás, os deis una vuelta por alguno de estos impresionantes parques, que disfrutéis viendo a las ardillas y que os relajéis escuchando el canto de los pájaros. A mí me dan una paz interior enorme y me recarga las pilas para una temporada.

 

Londres... La vida vuelve y ya está despertando. Mujeres Valientes

 

También os advierto que al caer la noche hay zorros por todas partes. Es muy común verlos merodeando por las papeleras y buscando comida entre la basura. Suelen ser asustadizos y se marchan en cuanto son descubiertos, pero no hay que olvidar que son animales salvajes, y no es conveniente acercarse a ellos.

Para terminar, me despido con uno de mis refranes favoritos: “el que no se consuela, es porque no quiere”. Aquí no tenemos ni el buen clima, ni la deliciosa comida que hay en España, pero así cuando voy de visita saboreo cada minuto que paso en mi querida tierra. Mientras tanto, sigo de paseo por los parques, me tomo unas pintas en un pub y hago planes para ver el próximo musical, ¿te apuntas?

 

 

 

 

 

Diana Granada
dianagran1@hotmail.com
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.