Isabel de Farnesio... El retrato de una princesa y reina. Mujeres Valientes

Isabel de Farnesio… El retrato de una princesa y reina

 

Isabel de Farnesio y su amor por la pintura

 

Dejando al margen la importancia histórica de la última descendiente de la dinastía Farnesio, esposa de Felipe V y madre de Carlos de Borbón, Rey de Nápoles, posteriormente, Carlos III Rey de España, quiero centrarme en su inclinación por el Arte, exactamente hacia la pintura.

Ideada y comisariada por los historiadores del Arte Antonella Gigli y Antonio Iommelli, la exposición se desarrolla alrededor de un núcleo de lienzos, actualmente conocido como ‘La Fastuosidad de Isabel’, realizado en la primera mitad del siglo XVIII por el pintor de corte, Ilario Mercanti, más conocido bajo el nombre de  Spolverini.

Y por primera vez, tras casi trescientos años desde su traslado a Nápoles, ciudad adonde Carlos de Borbón, transportó la ‘Fastuosidad’ y gran parte de los tesoros artísticos pertenecidos a los Farnesio -seis pinturas, ya parte del ciclo-, se exponen en Piacenza, prestados extraordinariamente por el palacio Real de Caserta y del Municipio de Parma.

Pinturas que añadidas a otras veinte obras -muchas de colecciones públicas y privadas- se ofrecen al público para poder admirar la ‘Fastuosidad’ de Caserta y de Parma, aunadas para la ocasión a las ya presentes en Piacenza desde 1928. Un ambicioso proyecto para hacer comprender la grandeza y la cultura extraordinarias de una mujer singular como Isabel de Farnesio (Parma, 1692 – Madrid, 1766), cuya ambición e inteligencia fueron ampliamente apreciadas por todos sus contemporáneos, especialmente por el rey Felipe V, su esposo desde 1714.

La princesa Farnesio, culta y educada en las diferentes artes, recibió clases de pintura del flamenco Lorenzo Feramonti y posteriormente del piacentino Pier Antonio Avanzini, experto copista que quizás la ayudó en la realización de la pintura ‘Matrimonio místico de Santa Catalina’, copia de Antonio Allegri, apodado il Correggio.

Avanzini prevalentemente pintor de temas sagrados, fue autor de numerosas copias que fueron a substituir las pinturas confiscadas por Francisco Farnesio para las colecciones ducales y, efectivamente, su actividad prevalente podría haber influido en la producción pictórica de la noble alumna, constituida por lo que se conoce de copias, si bien se señala un retrato de Felipe V, un pastel realizado por Isabel en 1721, que ya revelaba sus buenas dotes en la retratística.

 

 

De las pinceladas de Isabel, el embajador de Lucca, Lorenzo Salvatore Cenami, dijo: “Quien tiene la suerte de poseer algún lienzo por ella coloreado, la estima como tesoro,  y como tal yo también guardo un pequeño cuadro… que me fue regalado”.

Así como se conserva en una colección privada piacentina la ‘Virgen con Niño’, donada a Bartolomeo Casati, primera obra conocida, realizada en 1703 a los once años, probablemente copiada de una estampa.

Examinando la actividad artística de la princesa, se destacan otras dos obras de 1714: ‘El desvanecimiento de Esther’ copia en el reverso de un lienzo de más amplias dimensiones y mejor nivel expresivo por mano de Antoine Coypel, actualmente en el Louvre, que la Farnesio regaló al marqués Aníbal Scotti di Castelbosco, gobernador de ceremonias en ocasión de su matrimonio, que más adelante la condujo a España, ya convertido en embajador de Parma en Madrid.

 

 

Así como el ‘Ecce homo’, localizado en una colección milanesa, presumible copia de una pintura aún no identificada, que fue realizado como regalo según la dedicación que aparece en el bastidor junto a la fecha.

La exposición, patrocinada por el Ministerio de Cultura, entre otros, luce en una elegante sede, la Capilla Ducal, que encaja perfectamente en la noble residencia, el Palacio Farnesio de Piacenza, iniciada a mediados del siglo XVI por otra gran mujer ligada a la potente familia, Margarita de Austria, hija del emperador Carlos V y esposa de Octavio Farnesio.

Y este fastuoso marco -una unión perfecta entre función litúrgica y celebración de un lujo aristocrático- añadiéndose a una serie de retratos, a un dibujo y a algunos grabados, se exhibe ‘Instrucciones de la boda de su majestad Felipe V y de Isabel de Farnesio’, una relación detalladísima, que ilustra el matrimonio por poder entre ambos cónyuges, así como los festejos organizados por la corte y el viaje de la última descendiente de los Farnesio desde el pequeño Ducado de Parma y Piacenza hacia el gran Reino de España.

Esta es la historia ilustrada de una  mujer valiente, princesa y reina, enfatizada con las más modernas soluciones que, a través de la reconstrucción narrativa, lugares y ambientes, ayuda al visitante a revivir aquella experiencia con una inmersión en los diversos contextos.

ISABEL DE FARNESIO Y EL ARTE. EL RETRATO DE UNA (PRINCESA) Y REINA

Capilla Ducal del Palacio Farnesio – PIACENZA (hasta el 7 de abril 2024)

Carmen del Vando
mjandrade@rtva.es
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.