I am Remarkable...Y soy la pera. Ana Lara

I am Remarkable…Yo soy la pera

I am Remarkable...Y soy la pera

 

I am Remarkable

 

Érase una vez dos mujeres que trabajaban en una de las empresas más grandes e influyentes del mundo, o por ser más precisa en la compañía que controla en cierta forma la manera en que vivimos, comemos y nos relacionamos (pero eso es el argumento de otro cuento)

La responsabilidad que se encargó a nuestras dos heroínas era dar la bienvenida a profesionales que se incorporaban a la empresa y dotarles de las herramientas necesarias para desarrollar su labor.

Un día, compartiendo los resultados tras varios meses de duro trabajo, se dieron cuenta de que el número de mujeres, que tras haber pasado los exámenes de incorporación con excelentes calificaciones, habían optado a una promoción para puestos directivos era mucho menor que el de los hombres con la misma nota.

Pero había mucho más detrás de esos números. Esta gran diferencia no se daba sólo por razones de género: también sucedía en los colectivos minoritarios bien por temas de edad, raza, discapacidad, inclinación sexual e incluso los que no tenían el inglés como su lengua materna, ya que la empresa por si la lectura no lo ha inducido todavía es norteamericana.

Empezaron entonces a investigar la razón por la que todos estos perfiles se quedaban en la sombra y por consiguiente la empresa perdía todo su potencial. Y descubrieron el Santo Grial: se debía una falta de comunicación que escondía la inseguridad y el miedo a reconocer su propio valor.

Y entonces nuestras dos valientes guerreras se pusieron manos a la obra y crearon el antídoto para luchar contra una de las lacras más dañinas para el ser humano: la falta de autoconfianza y de valoración personal.

 

Descubrimiento de la fórmula mágica

 

Así fue como nació “I am Remarkable”, que traducido a nuestro idioma es “Soy extraordinaria” y que yo he rebautizado como “Soy la Pera”, un taller donde se trabajan aspectos de autoestima y comunicación.

A estas alturas es el momento de desvelar el nombre de las creadoras de este proyecto que nació en 2016 y de la empresa que lo soporta y difunde (si todavía no lo habéis adivinado). Además de su afán por cambiar la realidad nuestras luchadoras comparten el nombre: Anna Zapesochini y Anna Vainer y la empresa donde se gestó todo este movimiento es la onmipresente Google.

Una vez descubierta la fórmula mágica era el momento de difundirla fuera de sus fronteras y hacer que toda persona que realizara el taller fuera capaz de reconocer sus fortalezas y mucho más difícil, declararlo en voz alta y clara.

Buscaron palomas mensajeras que pudieran trasladar la pócima por todo el mundo y gracias a esa transmisión hasta diciembre de 2023 más de 550.000 personas en 180 países alrededor del mundo han disfrutado de las mieles de su propia valía.

Esto no habría sido posible sin la labor de más de 3.000 profesionales que de forma voluntaria impartimos el taller después de recibir la formación pertinente a empresas y organizaciones públicas y privadas. En mi caso  he realizado el taller en compañías de todos los tamaños, en asociaciones de mujeres y en fundaciones de jóvenes y la experiencia es tan enriquecedora como sorprendente por los resultados que se obtienen al final del taller.

 

Dos ingredientes imprescindibles

 

La misión principal de este movimiento es que todas las personas reconozcan y comuniquen de forma adecuada aquellas fortalezas que les hacen extraordinarias y únicas.

Para ello, hay dos ingredientes imprescindibles para que esta técnica funcione de forma correcta y que imprime la fuerza necesaria para poder hablar de nuestros éxitos sin sentir que estamos haciendo algo incorrecto.

1.- Si hablas de tus éxitos con evidencias no estás presumiendo

 Párate un momento y piensa cómo te hablas y los mensajes que te envías. En la mayoría de los casos nos minusvaloramos partiendo de creencias limitantes sobre el grado de humildad apropiado. “soy un desastre”, “no soy capaz de hacer eso”, “eso no es para mi”, “es mi trabajo: no hago nada excepcional”, son algunas de las perlas que afloran en muchas personas diariamente.

Nuestro cerebro identifica mucho más rápidamente los errores para prepararse ante las dificultades y por eso vemos mucho más nuestros fallos que nuestros aciertos.  Y lo que es más grave: pensamos que si contamos lo bien que hacemos algo estamos presumiendo de forma gratuita.

Compartir nuestras habilidades y competencias es una forma de poder ayudar a los demás pues sabrán en que área podemos aportar de forma significativa.

2.- No todo el mundo sabe lo bien que lo haces

La segunda barrera que es crucial derribar es la creencia de que nuestras competencias y recorridos son conocidos y por tanto no necesitamos ser los portadores de nuestros éxitos ya que éstos son evidentes.

No siempre es tan visible el trabajo, el esfuerzo y la valía de nuestras acciones y resultados y en algunas ocasiones sólo se observa lo superficial o no se valora por ignorar el recorrido dado.

 

Soy la Pera limonera

 

Cuando tenemos interiorizados estos dos principios es el momento de preparar nuestro mensaje personal y hacer una lista de todo lo alcanzado por nuestra especial forma de hacer las cosas. Y no siempre tiene que ser algo grandioso. Winston Churchill decía que “la actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”.

Es el momento de sacar a brillar nuestro diamante: aquel que muchas veces ocultamos o simplemente ignoramos. Escribirlo y después compartirlo en voz alta supone un reto alcanzable y gratificante pues hablar bien de nosotras mismas es una caricia a nuestro ser.

 

Tú también eres la Pera

 

El efecto mariposa que empezaron mis tocayas hace más de 8 años ha llegado hasta este espacio único de Mujeres Valientes. Así que si quieres hacer este taller gratuito en tu empresa, organización o grupo empresarial, cuenta conmigo para seguir difundiendo la fórmula mágica.

Sigamos moviendo nuestras alas para que llegue a muchos más sitios… Soy Ana Lara, coach de comunicación y te ayudo a descubrir tu diamante

 

 

 

Ana Lara
analaracoach@gmail.com
1 Comment
  • Judit
    Posted at 17:41h, 09 mayo Responder

    ¡Me encanta esta traducción que te has sacado de la manga, Ana Lara!
    Había oído este slogan a través de una amiga que ha hecho un máster de empoderamiento de la mujer en ESADE, pero me ha gustado mucho cómo lo has explicado tú.
    I am remarkable, too! ¡Yo también soy la pera!

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.