Half term... Tiempo de vacaciones en el Reino Unido

Half term… Tiempo de vacaciones en el Reino Unido

Half term... Tiempo de vacaciones en el Reino Unido. Expatriada. Mujeres Valientes

 

Half term… Una parada, más que necesaria, a mitad del trimestre

 

¡Por fin llegó el ansiado viernes! Especialmente para todos los que vais a poder disfrutar de un fantástico puente, ¡qué suerte! Aunque yo no me quejo, ya que estos días estoy finalizando mi merecido descanso.

Unos colegios empiezan antes, otros después, unos tienen una semana, otros dos, pero todos estamos ahora de vacaciones.

 

El famoso “half term” me encanta

 

Es una parada, más que necesaria, a mitad del trimestre. Tanto los profesores como los estudiantes tienen unos días de descanso para resetear y cargar pilas para la siguiente mitad del trimestre.

Sé que algún padre me dirá que es una faena, ¿Quién puede tener una semana de vacaciones a mitad de cada trimestre? Pero lo cierto es que está bastante bien organizado.

La mayoría de los colegios tienen clubs especiales que se hacen cargo de los alumnos mientras sus padres trabajan, ya sea después del colegio o durante las vacaciones escolares. Obviamente no son gratuitos, pero suelen ser asequibles y los asistentes lo pasan muy bien.

En ocasiones también he visto como grupos de padres se organizan estupendamente durante estas fechas. Cada padre/madre se coge un día de vacaciones y se hace cargo de un grupo de niños. Así la situación es más llevadera para los adultos, y bastante mas divertida para los niños.

La verdad es que me hubiera encantado que alguien me hubiera dado toda esta información sobre el “half term” cuando llegué a este país. Vine emocionada y con unas expectativas muy altas y, como suele pasar en estos casos, fui aprendiendo a base de golpes.

El primer colegio de mis hijas era un poco “hostil”. Me costó mucho hacerme amiga de las madres y reconozco que apenas conseguí tener una pequeña conversación con algunas de ellas, y no por falta de interés por mi parte. En aquel momento pensé que era el carácter inglés y que tendría que adaptarme, pero estaba muy equivocada.

Con el tiempo fui conociendo a gente fuera del colegio, personas de todas las nacionalidades que me enseñaron lo bonito de vivir en una ciudad tan cosmopolita.

Muchas de ellas me ayudaron a cambiar a mis hijas de centro escolar, algo que les agradeceré toda la vida. A partir de ahí comencé a darme cuenta de lo mucho que me gustaba la educación inglesa, y decidí continuar mi carrera profesional en esa línea.

Lamentablemente los primeros meses fui descubriendo todo por mí misma, sin ayuda alguna, y fui aprendiendo a base de caerme y levantarme, caerme y levantarme… Recuerdo que el primer “half term” nadie me explico en qué consistía.

Me llamaba la atención escuchar a la gente hablar sobre esa fecha, pero nadie, absolutamente nadie, me dijo que era una semana entera de vacaciones. Imaginaos mi cara cuando el lunes me presenté en el colegio con mis hijas perfectamente uniformadas y me entero que no hay clase ese día, ¡ni el resto de la semana!

Con el tiempo también aprendí que el “Inset Day” es un día de formación para el profesorado y que los alumnos no tienen clases tampoco.

Cada colegio tiene varios “Inset Days” que utiliza cuando mejor le parece, pero no suelen coincidir unos colegios con otros. Así que, si me estás leyendo y tienes pensado venir a vivir a Reino Unido con niños, aprende bien el significado de estos dos conceptos “Half Term” e “inset Day”, no te vaya a pasar como a mi.

Sin embargo, ahora que conozco mucho mejor el sistema educativo inglés puedo decir que llevaba semanas soñando con este momento. Creo que tras un comienzo de curso de locura, necesitaba echar el freno y pararme a respirar.

Hace un par de semanas no se escuchaba otro tema de conversación en el trabajo ¿Qué vas a hacer en vacaciones? ¿Te vas a algún sitio los próximos días? ¿Tienes planes especiales? no he tenido ningún plan programado y, ¿Sabéis lo mejor? No me ha importado en absoluto.

Por primera vez en mucho tiempo he pasado unas vacaciones tranquilas en las que he descansado, he improvisado y he ido haciendo planes cuando me lo pedía el cuerpo.

Algunas de mis amigas han aprovechado estos días para ir a España, pero yo no voy nunca en estas fechas. Allí están los niños en el colegio, mis familiares y amigos trabajando, y no me merece la pena. Prefiero ir en épocas en las que todos estemos de vacaciones y podamos disfrutar de más momentos juntos.

Además, me gusta la idea de tener un tiempo para mí, para hacer mis cosas. En este tiempo he conseguido ponerme al día con algunas series que tenía pendientes, y algunos libros a los que estaba deseando echarle un ojo.

Madre mía, desde que empecé el curso no había tenido tiempo de leer ni una sola página que no fuera de un libro de texto del colegio…

Aunque, si soy sincera, los libros del colegio no los he tenido muy lejos porque, aunque sé que debería desconectar, es inevitable preparar algo de trabajo, si no quiero verme agobiada la segunda parte de este trimestre.

 

Estos días, también he aprovechado para organizar la casa, ¡qué ya era hora de sacar la ropa de invierno!

 

Mientras que en mi querida Andalucía tienen una temperatura primaveral (aunque parece que empeora
bastante este fin de semana), nosotros tenemos un otoño cargadito de lluvias y con temperaturas mucho más bajas que allí, aunque creo que aún no hace tanto frío como años anteriores.

Sin duda, las botas de agua que me trajeron los Reyes la última vez están muy, pero que muy bien amortizadas.

Por suerte o por desgracia,  con este tiempo tan horrible que hemos tenido no apetecía mucho salir y a menudo me he quedado en casa, tumbada en el sofá, con una mantita y disfrutando de no hacer nada. Lo necesitaba.

 

Los únicos planes que he hecho han sido ir al cine, ¡hacía siglos que no iba!

 

Desde antes de la pandemia no me sentaba a ver una película frente a una pantalla gigante, ¡con lo que me gusta! Así que decidí ponerme la mascarilla (aunque aquí no es obligatoria) y me fui al cine a ver la última película de James Bond (creo que soy la única profesora de mi colegio que aún no la había visto).

Aparte de ese plan, también he sacado tiempo para ver y hablar con todas esas amigas a las que tengo un poco descuidadas, ¡y no por falta de ganas!

Lo cierto es que he aprovechado estos días para hacer un poco de todo y un poco de nada. Sin embargo, el tiempo pasa volando y el próximo lunes estaré de vuelta al trabajo.

Por esta razón he decidido seguir saboreando mis pequeños momentos: el nuevo libro que estoy leyendo,
la película que estaba deseando ver, una cenita esta noche con amigos…

 

¡Vivan las vacaciones de “half term”!

Diana Granada
dianagran1@hotmail.com
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies