Hacer Justicia… Cuando prevalece la verdad y la razón

Hacer Justicia... Ganas de creer en la Justicia. Mujeres Valientes

Hacer Justicia… Cuando prevalece la verdad y la razón

Hacer Justicia... Ganas de creer en la Justicia. Mujeres Valientes

 

Este artículo, en Mujeres Valientes, es un poco especial, no solo porque el asunto nos ha costado bastante, sino porque además estamos de celebración ya que se ha hecho justicia.

Es un caso que hemos en común (las letradas en conjunto como dirección técnica), y por eso es por lo que escribimos por primera vez la participación en común, la abogadas que formamos partes del despacho de abogados, Mateos y Huelga Abogados, Mª José Mateos y Tamara Huelga.

Hace cuestión de dos años, llegaron a nuestro despacho cinco trabajadoras de la empresa adjudicataria del servicio de limpieza del hospital de puerto real. Cuatro de ellas luchaban en nombre propio por sus derechos, y la quinta era una madre que representaba a su hijo que se encontraba incapacitado judicialmente, por su discapacidad.

El caso que nos exponen es que son trabajadores indefinidos a tiempo parcial en dicho hospital

Su convenio colectivo marcaba que debía elaborarse un listado para que estos trabajadores se convirtieran en indefinidos a jornada completa y que dicho listado debía realizarlo la empresa en conjunto con el comité a partes iguales.

Sin embargo, lo que viene ocurriendo realmente, es que la empresa obvia por completo las disposiciones del convenio colectivo y el Comité de Empresa asigna los puestos arbitrariamente, sin ningún tipo de transparencia a los trabajadores, hasta el punto en el que los trabajadores no saben en qué lugar están de la lista.

 

Hacer Justica… Ganas de creer en la Justicia

 

El asunto fue tan tedioso, que incluso en el acto de conciliación ante el CMAC (que como bien sabéis es el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación, previo al Juzgado), los miembros del comité de empresa, que comparecieron en su totalidad salvo una, se permitieron el lujo de proferir críticas e incluso descalificaciones hacia las Letradas.

No siendo posible llegar a un acuerdo, evidentemente, continuamos con los trámites y acudimos a la primera instancia

Curiosamente, tres días antes de la celebración del juicio (febrero de 2020), entre las partes demandadas hacen una lista sin contar en absoluto con las trabajadoras, y colocándolos en el último puesto. Como dicha oferta nos parece inaceptable tenemos que entrar en sala para defender los intereses de nuestras clientas.

El juicio acaba siendo un arduo “combate” en el que primó la mala fe por parte de la empresa y el comité, habiendo motivos de nulidad de actuaciones, manipulación de pruebas que indujeron a error al Juzgador, y todo tipo de artimañas destinadas a enmarañar el procedimiento y el juicio para inclinar la balanza a favor de los demandados.

Todo ello ocurrió, en la friolera de cuatro horas y media que duró el juicio, perdiéndose las formas y trámites procesales pertinentes que dejaron indefensas a las trabajadoras así como a las letradas que los representábamos.

El esperpento fue tal, que estando ya en juicio, el juez nos manifiesta que se tiene que ir a su casa a leerse las demandas, desembocando todo eso en que tuviéramos que recurrir al TSJ (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía).

Parece que este tribunal no solo entiende el pleito mejor y emite una sentencia en la que, con rotundidad, declara que se estima nuestro recurso, reconociendo una cosa tan importante, como es que ha existido vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores, en concreto el derecho a la igualdad.

Resulta curioso que un organismo como un comité de empresa, que debería velar y representar los derechos de los trabajadores, sea considerado partícipe de esta vulneración cuando es el principal interesado en su protección. 

Actualmente ha pasado el plazo para que recurran en casación al Tribunal Supremo, entendiéndose la Sentencia Firme y con todos los efectos escritos en piedra

De la noticia ya se hizo eco Canal Sur Radio,  de la mano del periodista Javier Ronda al que agradecemos su difusión. No podemos estar más contentas, dado que a los trabajadores les suele costar mucho llevar un pleito hasta las últimas consecuencias, no ya por los efectos económicos, sino por el desgaste psicológico que suele conllevar trabajar con una demanda interpuesta.

A esto debemos sumar todos los meses que han tenido que estar al pie del cañón con la pandemia del Covid-19, trabajando en un hospital con el ambiente laboral tenso ya no solo por esta situación de pandemia, sino que además se veían con sus derechos fundamentales vulnerados.

De alguna manera, que desconocemos cuál, se llegó incluso a correr entre todos los demás trabajadores, que la intención que llevaban las nuestras era echarlos de la lista para ponerse ellos por delante, cosa que nunca fue lo que se pretendió ni extrajudicial ni judicialmente. 

Estamos de enhorabuena por este trabajo, y el logro profesional que no puede provocarnos sino una profunda satisfacción, y que nos despierta las ganas de creer en la justicia y por supuesto, estos son los pros y los momentos positivos que nos hacen sentir orgullosas de nuestra profesión.

Eso sí, todavía nos queda pendiente una cerveza, que con las restricciones del Covid-19 no podemos tomarnos, pero que ya lo haremos.

 Y sin más, hasta el mes que viene, recordándoos que estamos con la campaña de la renta 2020, para las interesadas que tengáis presente que tenéis un descuento en La Tienda de Mujeres Valientes.

Mujeres Valientes
Mujeres Valientes
info@mujeresvalientes.es
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies