El tiempo… Nuestro mejor aliado y la clave para cambiar

El tiempo... Nuestro mejor aliado. Rocío Espinosa. Mujeres Valientes

El tiempo… Nuestro mejor aliado y la clave para cambiar

El tiempo... Nuestro mejor aliado. Rocío Espinosa. Mujeres Valientes

 

Desde muy chiquitita siempre me ha gustado romper moldes, no seguir con los estereotipos que nos imponían la sociedad o las costumbres. Ojo que esto no quita que no me gusten las costumbres nuestras, las populares. Me refiero a aquellas, donde las niñas no jugaban con un balón al fútbol, porque si lo hacías eras una “macho-pilongo”, tenías que jugar a las casitas, a los cromos y a todo eso que nos gustaba hacer de chicas.

Antes de seguir, me gustaría presentarme. Soy Rocío Espinosa, sevillana de nacimiento y trianera de corazón, periodista de vocación y profesión, Directora de PYMES Magazine y Pymes Comunicación y, lo más importante, madre de dos “bellezones”.

El tiempo… El encargado de organizar nuestra vida

Desde bien pequeña, he tenido claro a lo que quería dedicarme de mayor. Tanto es así, que sacaba muy buenas notas en mis estudios para poder conseguir mi objetivo, que no era otro que entrar en la carrera de Periodismo. Creo que puedo coincidir con muchas de ustedes, que esos años de carrera han sido de los mejores de mi vida.

Luego, llegaron mis primeros trabajos. He tenido la gran suerte de trabajar siempre de periodista en diferentes ámbitos, pero empecé a dedicarme más a la comunicación empresarial.

Parecía que todo iba como la seda, tanto en mi vida profesional como personal

Pero, llegó un día en la que tuve que cambiar de trabajo, donde se suponía que, a pesar de realizar trabajos administrativos, iba a desempeñar y desarrollar la comunicación en esa empresa. Y, para nada. Fue cuando empecé a dejar mi profesión de lado.

Por aquel entonces, ya tenía yo mi hija y las obligaciones eran otras. Como el trabajo era estable, pues me dejé ir. Luego vino mi segundo hijo. Y este fue el que puso mi vida “patas arriba”. Nace con Fibrosis Quística. Una enfermedad genética, degenerativa, grave y de las consideradas raras.

Así, de golpe, escuchar todo esto y cuando apenas tenía 40 días de vida, hizo que se viniera mi mundo abajo. Creo que no entra en los planes de ninguna mujer cuando se queda embarazada que su hijo nazca con una enfermedad, donde lo más importantes son sus cuidados diarios, para evitar que la enfermedad avance. Aunque a día de hoy no tiene cura, sí existen medicamentos que la frenan y mi hijo ya se los está tomando.

Si lo conocierais, os enamoraríais rápidamente de él. Reboza felicidad y afortunadamente, la Fibrosis Quística la mantenemos a raya

Por decirlo de alguna manera, la empresa en la que estaba trabajando me “invitó” a dejar de trabajar. La verdad que, en ese momento, sólo pensaba en el bienestar de mi hijo. También soy de las que piensan que las cosas pasan por algo.

Y no iba mal encaminada. El destino me deparaba la mejor de las fortunas: “El tiempo”. Pues sí, como estáis leyendo. Es mucho más que te toque el Euromillón y con bote acumulado.

El ser dueña de tu tiempo, ha hecho reencontrarme conmigo misma, con mi profesión, con lo que me siento útil, con el poder seguir escribiendo, comunicando, aprendiendo las nuevas formas de comunicar. A la misma vez que hace que atienda a mis hijos, que no me pierda ninguna de sus excursiones, que acuda a sus partidos, a sus actividades extraescolares y a que les pueda llevar y recoger del colegio.

El tiempo… El que nos cambia el mundo

La oportunidad que me ofreció, mi Hada Padrino, como yo lo llamo, de poder dirigir un proyecto como es PYMES Magazine, me ha llevado a seguir creciendo profesionalmente, a encontrarme a mí misma, a volver sentirme útil. He podido formar un buen equipo de trabajo o como  decimos nosotros, una familia que trabajamos remando todos a una misma meta. Tal es así, que hemos desarrollado un nuevo proyecto Pymes Comunicación.

Os quería contar mi trayectoria, porque sé que muchas mujeres pasamos por alguna etapa de nuestras vidas donde, a veces, parece que perdemos el rumbo, que dejamos de ser nosotras para centrarnos en nuestros hijos, en la familia. Pero, quiero decir que no hay que renunciar a nada. Cada uno tiene que tener su espacio y su tiempo… Porque el tiempo es la clave.

 

Rocío Espinosa
rocioespinosa@pymesmagazine.es
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies