El cementerio de Teresa… El lugar en el que descansa el amor

Tumba de Teresa en "El cementerio de Teresa" en Bausen

El cementerio de Teresa… El lugar en el que descansa el amor

Tumba de Teresa en "El cementerio de Teresa" en Bausen

 

A principios del siglo XX, los humildes habitantes del pequeño pueblo leridano de Bausen, en pleno Valle de Arán, se afanaban por llevar una vida normal, sin grandes sobresaltos.

En aquél entonces, los apellidos en los pueblos de montaña no importaban; lo que sí importaba era el nombre de la casa a la que pertenecías. Entre ellas estaban la casa Doceta y la casa Belana, que terminarían emparentadas, dando lugar a la historia que hoy nos ocupa.

Una adolescente Teresa, perteneciente a la casa Doceta, se enamoró de Sisco, habitante de la casa Belana. Como muchos jóvenes de la España rural de la época, estaban unidos por lazos familiares. Eran primos, pero eso no fue óbice para continuar adelante con su historia de amor, hasta que un día decidieron formalizar su relación.

La pareja quería casarse por la Iglesia, pero por su parentesco tenían que obtener una dispensa canónica que costaba dinero. Los jóvenes, de origen humilde, no la pagaron. Algunos dicen que porque no tenían dineros, otros que porque no quisieron. El caso es que no pasaron por la vicaria, pero sí iniciaron una vida en común.

Tuvieron dos hijos, Cándido y Valerosa y todo iba bien hasta que Teresa enferma y muere prematuramente a causa de una pulmonía el 10 de mayo de 1916. Y es a raíz de su muerte cuando empieza a nacer la historia de Teresa. 

Sisco quería enterrar a su amada Teresa en el cementerio del pueblo, pero el capellán negó al viudo darle sepultura en lugar sagrado porque era una “pecadora” que había tenido hijos sin estar casada. A falta de un recinto civil en el camposanto de Basuen la solución era hacer un simple agujero en mitad del bosque.

Pero los vecinos querían para Teresa una morada digna, así que todos se pusieron manos a la obra y, piedra a piedra, se llevaron toda esa noche levantando los muros de lo que pasaría a la historia como el “El cementerio de Teresa”, el más pequeño de España.
Un pequeño cementerio de unos 10x10 metros, con su cancela de entrada en torno a una acacia y, a sus pies, la tumba de Teresa en la que se puede leer dos dedicatorias: “Recuerdo a mi amada Teresa que falleció el 10 de mayo de 1916 a la edad de 33 anos” (sic) y “A nuestra querida madre”.

 

“LOS AMANTES DE BAUSEN”… Una historia de amor más allá de la muerte

 

La intención de Sisco era ser enterrado junto a su querida Teresa, pero tras el estallido de la Guerra Civil huyó a Francia junto a sus hijos. Murió allí y sus restos no pudieron ser trasladados a España. En Francia continuaron sus nietos y aún viven allí sus bisnietos.

De vez en cuando vuelven a Bausen y dejan flores en la tumba de Teresa. Solo ellos tienen la llave de la cancela del cementerio de Teresa, donde nunca faltan flores.

El camino de “El Cementerio de Teresa”, a menos de un kilómetro del pueblo, ha estado un siglo sin señalizar, pero todo el que subía al pueblo a practicar senderismo se desviaba del camino para conocer el cementerio.

 

“EL CEMENTERIO DE TERESA”… El lugar en el que descansa el amor

 

Cada vez son más las personas que se interesan por la historia de los que ya se conocen como “los amantes de Bausen” y coincidiendo con el centenario de la muerte de Teresa, se inauguró un panel informativo junto al cementerio en el que se explica la historia de esta pareja en aranés, en catalán y en castellano.

Teresa, la muchacha humilde de Bausen, que descansa eternamente en un cementerio propio, en “El cementerio de Teresa”, gracias a la generosidad de sus vecinos.

Mamen Gil
Mamen Gil
mamengil@telefonica.net
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies