Síndrome del hijo mediano… El punto del equilibrio

Síndrome del hijo mediano... El punto del equilibrio. Mujeres Valientes

Síndrome del hijo mediano… El punto del equilibrio

Síndrome del hijo mediano... El punto del equilibrio. Mujeres Valientes

Nací un 28 de junio por la tarde, con la música de una romería asturiana de fondo que anunciaba la víspera de la festividad de San Pedro, nací bailona y divertida, con ganas de vivir y disfrutar la vida, de estar rodeada de gente, de convivir y aprender de todos, con muchas ganas de maternar y muy buena energía.

Nací segunda en orden de hermanas y así estuve durante 14 años… hasta que un 14 de junio nació el tercero y último de los hijos de nuestros padres. Un varón que necesitó incubadora durante otros 14 días y que, justo el día 28 en que yo cumplía mis ansiados 14 años, llegó a casa. Feliz de recibirle al fin y de tener la oportunidad de maternarle, encontré un hueco para existir junto a él en ese momento de mi vida en el que quedé en tierra de nadie.

 

Síndrome del hijo mediano… Siempre contando con las demás

 

El orden de nacimiento marca de alguna manera el carácter de las personas. No es lo mismo ser primogénito que ser el pequeño. Yo que era la segunda y me intentaba hacer un hueco ante la atención de mis padres por encima de mi hermana mayor (con el desgaste y las etiquetas que ello supone). Me quedé, siendo adolescente, en el medio, como mediana con su Síndrome del Hijo Mediano, el que ocupa un lugar que ni sí ni no y se “escapa al radar de los padres”.

Siendo adolescente te quedas en tierra de nadie. Es como un vacío, un desamparo, una falta de atención o referentes que te va haciendo tomar decisiones que, peligrosamente a veces y afortunada otras, puedes llevarte adelante para toda tu vida.

Es afortunado llevarte decisiones del tipo “yo puedo sola” porque te ayudan a independizarte, a emprender, a arriesgar en la vida y tomar decisiones importantes, pero cuidado con ese “sola” porque puede suponer que dejes de contar con los demás, que les juzgues o menosprecies y se aparten de ti.

Eres creativa, animosa, recursiva… sobrevives sola pero al ser sola es sobrevivir, nada más. Nací con ganas de romería y no hay romería sin compañía.

Es peligroso por otro lado llevarte adelante en la vida decisiones tomadas del tipo “Está claro que quieren más a mi hermana/o que a mí” porque lo más probable es que no sea cierto, que sea solo tu verdad y te haga mucho daño. Porque seguirás queriendo tener tu hueco, y si no te lo muestran (o no lo ves) te lo haces, por las buenas o por las malas pero te lo haces. Y para hacértelo luchas, inconscientemente, con aquellos que te quieren.

 

Ser mediana no es lo ideal… o quizá sí ¿por qué no? Es una experiencia interesantísima de la que aprendes un montón.

 

Ser mediana significa también estar en el medio, en el punto de equilibrio, en el punto de la justicia y la mesura, y eso se refleja en mi día a día.

Ahora, este año 2019 me está dando la oportunidad de revisar más cosas, siempre hay cosas que revisar-se. Cuando llegue el día 28 de junio cerraré mi sexto septenio de vida (con lo que ello conlleva) y arrancaré una nueva y consecutiva etapa, una marcada por la calma, el aliento, la alegría y la madurez.

 

Síndrome del hijo mediano… En el punto de la justicia y la mesura

 

De momento, hoy día 14, mi hermano con su 28 cumpleaños me recuerda que 14 más 28 son mis cuarenta y dos y eso es lo que debo atender. Eso y seguir revisando aquellas decisiones que tomé en la adolescencia y ahora voy necesitando cambiar porque me están perjudicando.

Entre nosotras: Me doy cuenta de que nací bailona pero también valiente; hay que ser valiente para bailar gozando la vida, para revisar-se, para retomar, para querer, para amar, para ser madre, para crecer… hay que ser valiente para ser mujer y para ser mediana.

Gracias Papá y Mamá por habernos dado un hueco, gracias hermanos por recordarme cuál era el mío, gracias mujeres y hombres valientes por atreveros a revisaros cada día. Felicidades siempre hermano. ¡Feliz vida!

Virginia Garcia
Virginia Garcia
contigodesenredo@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies