¿Qué es la resiliencia para una emprendedora rural?

¿Qué es la resiliencia para una emprendedora rural?

¿Qué es la resiliencia para una emprendedora rural?

¿Qué es la resiliencia para una emprendedora rural?

Resiliencia, una palabra que llevo escuchando últimamente mucho en mi entorno, estos últimos meses. Una palabra con las que muchos definen mis circunstancias.

Según la Real Academia de la Lengua, Resiliencia significa:

Del ingl. resilience, y este der. del lat. resiliens, -entis, part. pres. act. de resilīre ‘saltar hacia atrás, rebotar’, ‘replegarse’.

1. f. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

2. f. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando hacesado la perturbación a la que había estado sometido.

En mi caso me quedo con el primer significado, en el que según la RAE es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”, ese ha sido mi estado o capacidad durante los últimos diez años, sin darme cuenta estaba en continua resiliencia.

De repente con 22 años tengo que afrontar que mi hermana, tan solo diez meses mayor que yo, tiene cáncer y aunque luchó durante quince intensos meses agarrándose a la vida, esa misma vida, decidió que llegaba su momento de partir hacia su camino de luz.

Un 25 de marzo de hace ya más de 10 años, tuve que dar un beso que sería uno de los más difíciles de mi vida. Con un beso en la frente a su cuerpo donde su alma ya había comenzado su viaje hacia el cielo le dije adiós a una de las personas más importantes de mi vida, mi otra mitad, mi hermana, mi mejor amiga y mi todo. Un enorme dolor invadió mi alma y ahí empezó mi resiliencia.

Durante unos meses mi vida se convirtió en una nube negra que ni respirar me dejaba, pero poco a poco gracias a esa resiliencia, fui siguiendo mi camino, fui aprendiendo a vivir sin ella, aprendí a mirar a la cama de al lado vacía y entendí que su dueña nunca más iba a estar ahí, fui marcando mi futuro.

Aposte por el amor que por aquel entonces me acompañaba en mi camino de nubes negras y espinas

Casi tres años después, cuando mi corazón y mi alma habían aprendido a vivir con el dolor profundo de la primera gran herida que me causo la vida, decidí que era el momento de buscar mi propia felicidad, de crear mi propia historia y seguir mi propio camino.

Un 23 de Julio de 2010, fue el día escogido para dar el paseo más importante del brazo del primer hombre más importante de mi vida. Él era mi padre; mi ejemplo, mi referente de bondad y honestidad. Mi mejor consejero y amigo. En aquel entonces seguía mi camino con mi compañera inseparable, mi resiliencia, aunque yo no era capaz de darme cuenta que ella estaba ahí conmigo.

El destino me dio la primera señal de que a lo mejor el camino que estaba a punto de comenzar no era el correcto o el mejor, pero yo no fui capaz de verlo.

Un uno de Junio, de 2010 la vida decidió recordarme otra vez lo que era capaz de hacer, para cambiarte tus expectativas, tus sueños o tu entorno en un instante. Ese día le diagnostican a mi padre cáncer de pulmón. Cuando el médico lo decía mi alma sintió un dolor punzante y mi cabeza no era capaz de asimilar, porque otra vez, y en tan poco tiempo de diferencia nos tocaba volver a vivir lo mismo.

Aquel día fue otro día gris, donde mi madre aun sin haber superado la pérdida de su hija, tiene que afrontar que el hombre con el que lo ha compartido todo pase por la misma enfermedad que se llevó a uno de sus tres tesoros. Ese día mi amiga inseparable resiliencia, hizo un acto de presencia mayor, dándome la fuerza y capacidad mental para gestionar la situación tanto emocional como mentalmente. Me dio la capacidad de reacción que el momento necesitaba para actuar, buscar y organizar.

A mes y medio de mi boda, el que se suponía iba a ser uno de los días más felices de mi vida, se convirtió en una pesadilla, donde se tuvo que precipitar todo, cambiando la fecha, del 23 de Julio, pasamos al 26 de Junio, de irnos de luna de miel a recorrer parte de España a estar una “semanita” corta cerca de Huelva. Ahí el destino me estaba diciendo, sin yo saberlo, que probablemente no era la mejor decisión, pero aun así mi fe en el amor, en querer seguir hacia adelante, a pesar de las adversidades, me llevo a recorrer la senda que empezó ese 26 de Junio de 2010.

Casi seis meses después y de forma inesperada la vida me obliga a dar el segundo beso de despedida más difícil de mi vida. Mi padre de forma repentina nos dijo adiós. El destino se lo llevo junto a su hija, el destino quiso que, al igual que hice la primera vez, volviera e tener que repetir ese beso en la frente, pero esta vez al cuerpo ya sin vida de mi padre porque su alma ya había volado y estaba junto a mi hermana.

Mi amiga Resiliencia, volvió a parecer ese 11 de Diciembre de 2010, para poder aguantar ese enorme dolor que sentía todo mi ser, eran ya dos las grandes heridas que esta albergaba, y había que seguir viviendo.

Vivir sin mi hermana fue difícil, pero ya hacerlo sin mi referente, mi padre, y con mi madre enloquecida de dolor complico todo mi mundo. Me rodeo una nube aún más negra que la de la primera vez y el aire se volvió irrespirable.

Hoy en día aún no sé de donde saque las ganas y las fuerzas para vivir, y para ver hacia el futuro.

Mi amiga inseparable resiliencia me ayudo porque yo sola no fuera sido capaz sin ella

La vida sigue y en 2013, me hace el mejor regalo, me da el amor más puro, intenso y verdadero que existe. Un diez de Marzo de 2013, llega a mi vida el que se convertiría en el hombre de mi vida , mi hijo Juan Carlos. 

Pese a sus problemas continuos de salud, provocados por una severa alergia a la proteína de leche de vaca, los años van pasando, y me voy centrando en él y en poder seguir trabajando, en mi `profesión, el poder seguir teniendo esa mujer de sueños y aspiraciones que había dentro de mí, la cual se sentía recluida, amarrada y desbordada, aunque yo no fuera capaz de verla.

A veces el amor no basta y eso ahora lo tengo claro, ahora unos meses después soy capaz de entenderlo. El camino de espinas va desgastando el amor y al final el camino se rompe y llega el momento de separarse y cada uno seguir su camino

En mi caso mi camino se centra en mi hijo, mis sueños, mi profesión mis retos e ilusiones. Y en todo este proceso jamás me ha abandonado mi gran compañera de viaje estos últimos 10 años, mi amiga resiliencia.

Con este articulo os he abierto un trozo de mi alma, con una intención y no es precisamente que penséis: “ay Pobre chica”, sino que tengáis claro que por muy difícil que la vida nos ponga el camino a recorrer, siempre hay una salida. Y aunque te creas que no vas a poder…¡PUEDES!, porque todas las personas tenemos ahí, junto a nosotras a nuestra amiga la resiliencia, lo único que a veces no somos capaces de verla o usarla.

El camino de una emprendedora rural es como el camino de la vida…

…pero esta vez recorres tu vida profesional, es un camino difícil y complicado que te llevaran al resultado que buscas o deseas, pero antes tendrás que equivocarte, fracasar, pensar que no vas a poder.

Habrá días negros y días grises antes de llegar al objetivo, por ello es importante sacar esa resiliencia que todas llevamos dentro para saltar cada obstáculo que se nos ponga por delante, antes de llegar a nuestro objetivo.

Por ello os invito a haceros un análisis interno, a que conectéis con vuestro yo interno, que os haga ver que vuestra amiga resiliencia está ahí, para que os ayude, a todas las Mujeres Valientes, a recorrer la vida ya sea en lo personal o en lo profesional.

Mujeres Valientes
Mujeres Valientes
info@mujeresvalientes.es
2 Comentarios
  • Pilar
    Escrito 17:47h, 17 octubre Responder

    Muchas graciassss Yolanda por compsrtir algo tan importante y privado de ru vida. Ayudará a muchas mujeres que como tu eligen la vida de emprendedora y también a las que no. abrazoteeee fuerte.

  • Andrea Guevara
    Escrito 01:33h, 25 octubre Responder

    Uau Yolanda, que gran mujer eres, valiente y fuerte. Gracias por compartirte, ❤

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies