Pensión de alimentos para hijos mayores de edad cuando no trabajan

Pensión de alimentos para hijos mayores de edad cuando no trabajan. Mujeres Valientes

Pensión de alimentos para hijos mayores de edad cuando no trabajan

Pensión de alimentos para hijos mayores de edad cuando no trabajan. Mujeres Valientes

Buenos días a todas nuestras lectoras de Mujeres Valientes

Como cada mes, una de  las componentes del despacho Mateos y Huelga Abogados, comparte con vosotras un caso real del Despacho.

Esta vez, estoy escribiendo a última hora porque me ha costado seleccionar un caso que pueda ser digno de compartir, aun que, básicamente porque todos lo son. Por supuesto, encantada de coger el testigo de mi querida Tamara (que por cierto todavía no nos hemos tomado esa copa de vino, así que cógela)

PENSIÓN DE ALIMENTOS… UN ABONO DE SENTIDO COMÚN

Este mes os tengo que contar un caso enlazado con el abono de la pensión de alimentos a los hijos mayores de edad, y la obligación y normas de la carga de la prueba en un procedimiento civil. Para empezar os digo, que cuando una persona inicia un procedimiento en virtud de demanda, o de denuncia, o como queráis verlo, tiene la obligación de probar sus pretensiones.

¿Qué quiero decir con esto? Que si se presenta una demanda con una petición, y no puedes demostrar tu razón en esa petición, vamos mal, ya que después de presentar la demanda no puedes aportar documentos que tengan fecha anterior, salvo en casos muy tasados pero no tienen nada que ver con esto.

En este caso, vamos a hablar de una madre y de una hija, a las que llamaremos Marina (Madre) y Sandra (Hija), que se han tenido que enfrentar a una modificación de medidas por parte de Alfredo (Padre de Sandra), por la cual quería quitarle la pensión de alimentos a Sandra.

¡Vamos allá!… Marina es una mujer que desde el año 2001, cuando se divorció, ha criado sola a Sandra, llevando exclusivamente ella a Arcos de la Frontera a su hija para que tuviera relación con su padre, a pesar de haber sufrido malos tratos y haberse tenido que refugiar al principio en una casa de acogida.

PENSIÓN DE ALIMENTOS A HIJOS MAYORES DE 18 AÑOS QUE AÚN NO TRABAJAN

Sucede que Sandra, cumplió los 18 años el 15 de enero de 2018, y se encuentra estudiando, y en búsqueda activa de empleo a través del INEM. Alfredo, con la idea de seguir haciendo daño a Marina, a través de Sandra, presenta una demanda de modificación de medidas cuyo tenor literal dice lo siguiente:La hija de mi representado, Sandra, ha cumplido los 18 años de edad, y por lo tanto es independiente económicamente. ¿En serio?

¿Desde cuándo obtener la mayoría de edad conlleva ser independiente económicamente? ¡Por favor!

Además, no aportaba ningún documento, ni nada por el estilo que probase el cambio de circunstancias que alegaba en su demanda para no abonar la pensión de alimentos, por lo que básicamente estamos ante un procedimiento de risa. Por lo menos cualquier compañero que se precie, yo la primera, directamente nos hartamos de pedir documentación a los clientes.

Total, que procedo a contestar a la demanda, y vengo a pedir ciertos oficios para demostrar que Sandra no tiene trabajo, ni le consta ingreso alguno, y que además está estudiando.

Documenté todos y cada uno de los puntos a rebatir en la demanda, y se presentó rápidamente. Cuando se señaló el acto de juicio, me lo preparé el con total dedicación y diligencia. Acudimos al acto de juicio y allí llegó Alfredo, con su abogado, y en plan risitas con su hija Sandra. De hecho intentó ponerla en contra de su madre en la sala de espera del Juzgado, cosa que no ocurrió, pues Sandra tiene un gran criterio y sabe de sobra que su madre es la única que se ha dedicado expresamente a ella.

Una vez dentro de Sala, en mi vida he visto un compañero más perdido. De hecho, pidió que Sandra testificase, y así lo hizo, lo cual provocó que el abogado de Alfredo se enterrase todavía más. Y de hecho, en las conclusiones, el abogado seguía en sus trece de que 18 años es igual a independencia económica. Mirad, ¡si 18 años conlleva independencia económica que venga Dios y lo vea!

Todavía no tenemos sentencia de ese asunto, pero prometo que en el próximo post os lo cuento, previsto para marzo, y seguramente la tendremos. No se puede hacer este tipo de cosas sin fundamento ni pruebas, porque eso solo conlleva malas relaciones y quebraderos de cabeza sin sentido.

Aunque ha sido corto, espero que os haya gustado. Le paso el testigo a Tamara, para el mes que viene… Un beso a todas las lectoras de Mujeres Valientes.

Mª José Mateos Selma
maria.mateosselma@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies