Nuevos retos para una emprendedora rural valiente

Nuevos retos para una emprendedora rural. Mujeres Valientes

Nuevos retos para una emprendedora rural valiente

Nuevos retos para una emprendedora rural. Mujeres Valientes

En la colaboración de este mes en Mujeres Valientes, os voy a contar la historia de la Mariposa de las alas rotas.

Había una vez una Mariposa con unas alas hermosas en tonos rosas, morados; con destellos dorados y rojo corazón. Esa mariposa iba volando por la hermosa pradera en plena primavera, junto a sus otras compañeras mariposas… De repente se despisto, perdió de vista a sus compañeras y giró en la dirección equivocada.

La mariposa se adentró en un bosque oscuro lleno de flores secas, espinosas y arboles sin hojas. Ella, tan hermosa y frágil, frenó… paró el vuelo y se llenó de miedos donde todo lo veía oscuro y de dónde no sabía si podría salir de allí.

Respiró hondo y decidió armarse de valor y cruzar ese bosque lleno de sombras y tinieblas. Sabía que no era un camino fácil, pero rendirse no era opción.

Al alzar el vuelo la Mariposa, comenzó a soplar un viento muy fuerte que la arrastró hacia una rama de árbol puntiaguda que le rasgó el ala izquierda.

En ese momento la mariposa se paró y le entró aún más miedo, porque con una sola ala iba a ser aún más difícil poder salir de ese bosque tan negro y frío.

NUEVOS RETOS… NUEVOS CAMINOS PARA CRECER

Se armó de valor y decidió seguir volando, aunque solo fuera con una de sus alas. El trabajo sería el doble, pero era la única forma de poder salir de esa pesadilla, rendirse seguía sin ser opción para ella.

La mariposa voló y voló durante días hasta que al cuarto día empezó a ver un rayo de claridad y flores verdes a lo lejos. Eso la hizo seguir con aun más energías para salir de ese bosque tenebroso.

Cuando llegó al final y consiguió salir, al ver la claridad y las flores verdes, el cansancio por el gran esfuerzo que había realizado la hizo caer. Sus alas apenas se movían, ¡AHORA QUE HABÍA CONSEGUIDO SALIR DE LA PESADILLA!.

NUEVOS RETOS PARA ALCANZAR SUEÑOS E ILUSIONES

De repente vio una mano amiga que la ayudó a levantarse, eran sus compañeras que llevaban días buscándola. Ellas la asistieron para recomponer sus alas dañadas y pudiera comenzar a volar de nuevo sobre el prado lleno de flores y rayos de luz.

Con esta historia os quería plasmar como mis alas, que estuvieron años rotas y que volaron sobre un bosque lleno de espinas y tinieblas, han vuelto a alzar el vuelo gracias a manos amigas. Manos que me auxiliaron para repararlas y así pudiera comenzar un nuevo camino hacia ese prado lleno de flores y luz que, en mi caso, son nuevos retos personales, profesionales y alcanzar mis sueños e ilusiones.

Crecer como mujer, como persona y sentirme realizada como profesional… embarcarme en nuevas aventuras… Esa es la dirección de mi nuevo camino. 

Ahora más que nunca desde mi Serranía de Ronda al Mundo, le digo a todas que por mucho que vuestras alas se rompan, siempre habrá una forma de arreglarlas para seguir persiguiendo vuestros sueños.

Porque rendirse nunca es opción para una mujer valiente, ya sea rural, urbanita o emprendedora…

Yolanda Moreno
yoliarriate@yahoo.es
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies