Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones

Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones

Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones

Si tenemos en cuenta el inminente debate de investidura, debemos saber que, una vez que salga adelante la investidura de la persona designada por el Jefe del Estado para optar a la presidencia habrá cambios sustanciales en una determinada materia jurídica. Se oyen campanas en el ámbito del Derecho del Trabajo, pero lo que siempre queda claro es que un gobierno entrante en España siempre tocará lo único que es tan inevitable como la propia muerte (Franklin dixit): los impuestos.

El porqué de el baile de reformas fiscales que se produce con unos y otros gobiernos responde siempre a una cuestión electoralista, siendo además una de las pocas materias que no dependen de Europa, excepto el IVA, armonizado por una directiva europea. Con lo cual, nuestros políticos siempre tienen cierto y amplio margen de maniobra en la materia fiscal.

Concretamente en Andalucía, hace tiempo que se escuchan voces animando a la supresión del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. La buena costumbre política española tiene una regla de oro: si una parte del edificio no nos gusta, lo derrumbamos. El riesgo que se corre con esto es la consiguiente inseguridad jurídica que proporciona el no detenerse a observar qué hay dentro del edificio. Por tanto, podemos concluir que este impuesto es el impuesto de moda.

Cierto es que el impuesto en Andalucía es de los más altos de España. Pero si nos detenemos a observar las escalas del impuesto sobre sucesiones y donaciones de otras comunidades autónomas, no difieren demasiado las otras de la andaluza. El extremo contrario de lo que podríamos llamar exceso de gravamen de Andalucía es Madrid. He leído en no pocos artículos de prensa que ”existe en Madrid una reducción del 100% del ISD´´ o “en Madrid no se paga ISD´´, y duele leer titulares así cuando no es cierto ni lo primero ni lo segundo. La comunidad de Madrid bonifica al 99% la cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones; ahora bien, no son lo mismo una reducción, deducción, bonificación o una exención. En próximas ocasiones aclararemos conceptos de la realidad tributaria. Por tanto, se calcula el Impuesto hasta llegar a la cuota, bonificando ésta al 99%, no al 100%, por lo que si se paga ISD en Madrid.

No obstante, hay que tener en cuenta la volatilidad involuntaria de la legislación fiscal, y también en general. A fin de cuentas, podemos pensar que esa bonificación tiene los días contados y que se avecinan cambios en la legislación andaluza del Impuesto. Con todo, si citamos algunas de las reducciones del Impuesto, podemos ver un aspecto como la donación intervivos de cantidades de dinero a parientes para la constitución o ampliación de una empresa individual o negocio profesional con domicilio en Andalucía,

Esta donación goza de una reducción autonómica del 99 % y supone un atractivo en lo relativo a la forma de legar bienes, incentivando desde el patrimonio familiar la iniciativa propia y empresarial.

El aspecto común entre la donación inter vivos o mortis causa  de empresa individual, negocio profesional y participaciones en entidades es que la legislación autonómica del ISD mejora la reducción para este caso de la ley estatal del tributo. Así, en Andalucía se goza de una exención del 99 % para donaciones de este tipo, que mejora la reducción general, que es del 95 %. Concretamente esta reducción tiene repercusiones en otros impuestos como son IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre Patrimonio. Una reducción a lo simplista sobre qué grava el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones nos lleva a quedarnos únicamente con un impuesto que grava la transmisión de bienes por el deceso o fallecimiento de una persona. Por lo tanto, vemos que este impuesto no es tan simple y que tiene repercusiones en el resto de tributos tanto en transmisiones inter vivos como mortis causa.

La reducción por donación inter vivos de empresa individual, negocio o participaciones es ampliamente utilizada en procesos de reestructuración del patrimonio empresarial familiar o fusión de empresas que tienen como fondo el Título VII del Capítulo VII de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, relativo a fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores y cambio de domicilio social de un Sociedad Europea o Sociedad Cooperativa Europea de un Estado miembro a otro de la Unión Europea. Siendo la reestructuración empresarial una de las disciplinas más atractivas del derecho tributario.

En conclusión, se avecinan inminentes cambios en materia fiscal pero no serán bruscos tal y como se anunciaba durante la pasada semana para con impuestos como el de Sociedades pero si sustanciales para impuestos como el de Sucesiones y Donaciones, ahora bien, no conviene proponer el derrumbe del edificio, sin conocer lo que hay construido dentro del mismo, algo que nuestros gobernantes tienen en cuenta no siempre.

 

[author] [author_image timthumb=’on’]http://i.picasion.com/pic80/ac71a6ebe9f320d838448b2dca5de2af.gif [/author_image] [author_info]Jaime Fernández-Mijares asesor fiscal.[/author_info] [/author]

 

 

Jaime Fdez-Mijares Andrade
jaime.mijaresandrade@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies