ERTE en tiempo de pandemia de coronavirus y cómo nos afecta

ERTE en tiempo de pandemia de coronavirus y cómo nos afecta. Mujeres Valientes

ERTE en tiempo de pandemia de coronavirus y cómo nos afecta

ERTE en tiempo de pandemia de coronavirus y cómo nos afecta 1

Me hubiera gustado escribiros antes, pero el teletrabajo no es precisamente el mundo ideal, más con dos peques (una de ellos un bebé) en casa y con aburrimiento en grado superlativo. También me hubiera gustado escribir en otras circunstancias, pero poco puedo hacer por eso; sólo recordar la sabiduría infinita de mi abuela, que siempre me dice “mientras que tus hijos estén sanos, ya tienes por qué dar gracias”…

Y sí, mis hijos, así como el resto de mi familia, repartida por todo el territorio nacional están sanos, y eso que algunos trabajan en sectores tan difíciles en estos momentos como en residencias de ancianos. Por otro lado, pienso que me gustaría daros una buena noticia, de esas que escasean últimamente, pero es algo que tampoco está en mi mano.

Lo que sí está en mi mano es contaros lo que viene aconteciendo hace unos días, en el país en general, y en mi móvil de empresa en particular. Y es que cada día, recibo una oleada de llamadas, de clientes, pero también de amigos y familiares, y todos son por el mismo motivo.

 

ERTE, la palabra más utilizada en estos últimos tiempos

 

Tanto es así, que ya, por quitar un poco de hierro al asunto, cojo el teléfono diciendo directamente: “dime que no te han puesto un ERTE a ti también” Y sí, normalmente, la llamada o el whatsapp se deben al mismo motivo.

Y la verdad es que, profesionalmente poco puedo hacer. Es decir, la respuesta a la primera pregunta es más que evidente:

  • Tamara, ¿eso no se puede reclamar no?
  • Lamentablemente no.

Así que, dado que las circunstancias mandan, no vamos esta vez a traer un artículo al uso, de los que solemos hacer en Mujeres Valientes contando un caso concreto, sino que vamos a centrarnos en lo único que podemos hacer en el caso de los ERTES, que es orientar y sobre todo, tranquilizar.

Lo primero que debemos indicar es qué es un ERTE, o expediente de regulación temporal de empleo. En este caso, lo que la empresa hace, obligada por las circunstancias, es adecuar la plantilla a la situación, por una causa de fuerza mayor que, evidentemente, no es imputable a la empresa.

 

Cuando se aplica un ERTE no se extinguen los contratos sino que se suspenden

 

Y, aunque existe un Real Decreto del año 2012 que permite extinguir la relación laboral, o los contratos de trabajo, no me he encontrado aún en ningún caso así (sólo un conato de una pequeña tienda de ropa, que tras conversación telefónica vio que el escrito de los trabajadores estaba mal redactado, y procedió inmediatamente a corregir, sustituyendo la palabra “extinguir” por la mucho más tranquilizadora “suspender”).

Existe también la posibilidad de la que la empresa no suspenda siquiera la relación laboral, sino que simplemente reduzca la jornada de sus trabajadores, en horas y en salario. lo que se está dando en algunos sectores que sí pueden permanecer abiertos al público aunque, como las calles son un desierto, no tienen prácticamente clientela. Como decimos, los casos son menos, pero existen.

Es decir, que no se pone fin a la relación laboral, no se resuelve el contrato de trabajo, no se extingue la unión entre trabajador y empresa, sino que se suspende. Y esto es importante explicarlo bien, porque los que nos vienen llamando, tienen un estado importante de incertidumbre, y es necesario tranquilizarlos.

Porque claro, todos nos dicen lo mismo: “sí Tamara, pero me voy al paro” Sí, es cierto, se van al paro, pero de manera temporal. Es decir, lo que usualmente viene ocurriendo, y en esto es importante hacer hincapié, es que, en la comunicación a los trabajadores, se expone, con más o menos claridad, pero se refleja de una manera u otra, que la empresa viene atravesando una situación económica difícil. Una situación que es debida al COVID-19, razón por la que, la relación laboral queda en suspenso.

Es una situación en la que nos encontramos casi como si se tratara de fichas de un dominó, más en la ciudad en que resido, donde el sector hostelero y el turismo, dan el pan a la mayoría de las casas. Así que, por frustante que sea, debemos entender la decisión empresarial.

Nadie que tenga su empresa cerrada a cal y canto, durante tanto tiempo, puede hacer frente a los mismos gastos que antes, con un nivel de ingresos igual a cero. Porque, mal que le pese a los de arriba, los autónomos y las pymes no somos magos, ni el genio de la lámpara maravillosa, somos solo personas que, además, tenemos la mala costumbre de comer todos los días.

 

Esto quiere decir, dos cosas importantes. En primer lugar, y para aquellos trabajadores con contrato indefinido, que NO HAY INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO…

 

… porque, como decíamos antes, a pesar de que los trabajadores van a cobrar desempleo, no han sido despedidos, siguen teniendo relación laboral con su empresa, sólo que ésta no puede hacer frente a los salarios, seguros sociales, y demás, y mientras dure esta situación, será el desempleo quien cubrirá el sueldo.

En segundo lugar, por poner un poco de luz, y para aquellos trabajadores que tienen contratos temporales, esto quiere decir que, una vez que la empresa reabra sus puertas, volverán a la empresa, pero con un añadido: con independencia del tiempo que les restara de contrato, la empresa tendrá que contar con esos trabajadores en la plantilla por un tiempo mínimo de seis meses, a contar desde la reincorporación.

Otra cosa que me parece beneficiosa anotar, sobre todo porque me lo preguntan muchos chicos jóvenes con poco tiempo de cotización, es que, cuando la decisión de la empresa venga así reflejada, es decir, que se causa por la situación del estado de alarma, COVID-19, o lo que el redactor de turno tenga a bien reflejar, se podrá acceder al desempleo con dos beneficios más que necesarios: en primer lugar no será necesario tener el tiempo mínimo de cotización que se exige en situación de normalidad, y en segundo lugar, que el tiempo que se esté en desempleo, no se descontará del que el trabajador o trabajadora tuviera acumulado, por tiempo efectivamente trabajado y cotizado. Es decir, que dentro de lo malo, podemos respirar tranquilos.

 

Y me parece importante dar tranquilidad, ya que en mi propia familia, mi hermano, mi padre, incluso mi marido, han sufrido ERTES en estos últimos días

 

Otra cosa que resulta curiosa, es que la decisión de plantear un ERTE no es sólo de la empresa, dado que todas estas operaciones de regulación temporal de plantillas, van a ser supervisadas por la autoridad laboral competente, que será quien en última instancia diga si se da luz verde o no a dicha decisión.

Importante cuestión ésta ya que hemos asistido estupefact@s a regulaciones temporales como la de una famosa cadena de comida rápida, que tras poner un erte a unos 14.000 trabajadores (algunos de ellos clientes de nuestro despacho), han visto cómo se le ha puesto en rojo el semáforo.

La decisión de la autoridad laboral es que, pudiendo repartir comida a domicilio (que de hecho vienen siendo uno de los importantes beneficios de dicha empresa en los últimos tiempos), no puede ni debe hacerse un erte a la totalidad de la plantilla, pues los locales pueden seguir funcionando (con más o menos riesgo para la salud de los propios trabajadores… pero eso ya es harina de otro costal). Nunca llueve a gusto de todos, claro está.

En el caso de nuestra Comunidad Autónoma, las autoridades competentes son las distintas delegaciones territoriales de empleo, a menos que la empresa tenga centros de trabajo en distintas provincias, en cuyo caso, la supervisión estará a cargo de la Dirección General de Trabajo.

 

El procedimiento es bastante sencillo, dado que las empresas pueden realizarlo con un simple certificado digital, y en el plazo de 5 días la resolución de la administración en cuestión

 

Me preguntan much@s por qué no han recibido aún carta o mensaje de desempleo. Bueno, eso debido simple y llanamente a este proceso revisor de la administración. La verdad que tod@s estamos un poco a la espera de ver qué ocurre, pero en una situación previsible normal, una vez dada luz verde a la situación, se pondrá en marcha el abono de prestaciones a los trabajadores afectados, dado que la propia empresa lo comunica a las administraciones en cuestión.

Resulta también importante reseñar, para l@s más desconfiad@s, que cuando la decisión de la empresa se basa en las causas que venimos diciendo, y por imperativo legal, dicha situación se levantará forzosamente cuando pase el estado de alarma. Así que, en teoría, podemos respirar tranquilos porque cuando esto vuelva a la normalidad, tod@s recuperarán su puesto de trabajo y su salario. Lo que ocurrirá a nivel económico general, y las consecuencias que esto tendrá a medio o largo plazo, están por ver, aunque algunos no somos muy halagüeños.

Y la última cuestión, no menos importante, es cuánto se va a cobrar. Pues bien, el trabajador o trabajadora, en esta situación, cobrará el 70% durante los 6 primeros meses, y el 50% a partir de ahí (vayamos rezando por no llegar a tanto), de su base reguladora, que no de su nómina.

Ojo con esto, porque en todas las nóminas, existen percepciones salariales y extrasalariales, y ese 70% sólo se va a calcular con las primeras de ellas, es decir, con las cuantías que se devenguen por conceptos estrictamente salariales. Esto hará que, en algunos casos, el trabajador no perciba el 70% exactamente de lo que venía cobrando en salario neto, debido precisamente a que las percepciones no salariales no se tendrán en cuenta (véase pluses de distancia o transporte, dietas, etc).

Poco más que decir por nuestra parte, más allá del deseo de que todas os encontréis bien, y que en vuestras casas y familias haya salud, para que cuando todo esto pase (esperemos que sea más pronto que tarde), estemos tod@s, y podamos darnos todos los besos y abrazos que ahora mismo nos están vetados.

 

Mantengamos la luz de la esperanza más viva que nunca. Podemos con esto, y con más

 

 

 

 

 

 

 

 

Tamara Huelga Gutiérrez
tamara.abogados.h@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies