Ejercicios físicos para practicar durante la menopausia… ¡TODOS!

¿Cuál es el mejor ejercicio físico para la menopausia

Ejercicios físicos para practicar durante la menopausia… ¡TODOS!

 

Ejercicios físicos para practicar durante la menopausia... ¡TODOS!

 

Practicar ejercicios físicos durante la menopausia es algo que está totalmente recomendado por los expertos… Pero ojo, no sólo para llevarlos a cabo en esta etapa de la vida de la mujer, sino siempre… ¡Y VOY Y LO DIGO YO… ASÍ Y TAN TRANQUILA!

 

EJERCICIOS FÍSICOS DURANTE LA MENOPAUSIA… AYUDANDO A DESCUMPLIR AÑOS

 

No es fácil encontrar el deporte que te guste y en el que encajes porque siempre va a haber un motivo para dejar de practicarlo: LA PEREZA… ¡Y mira que yo tengo fuerza de voluntad y coraje y saco tiempo de dónde no lo tengo ni lo encuentro!; Pero siempre va a estar presente el cansancio físico, que ahora no es el momento adecuado y que «ya si eso dentro de un ratito que ahora tengo que ir a comprar un kilo de manzanas» (O cualquier cosa que se te ocurra. Da igual porque la cuestión es no ponerte a ello).

Yo, concretamente, cuando era joven practicaba tenis. ¡ME ENCANTABA!… No paraba en la pista. Ganar no ganaba nada pero a la hora de correr, era una locura porque estaba todo el partido en movimiento. Y no es que quisiera perder porque, y como dice mi admirado Rafa Nadal, y salvando las distancias: «todos los que practicamos deportes sabemos que salimos para ganar o perder. Hay que aceptar las dos cosas. Uno no se puede venir abajo por perder un partido o muy arriba para ganarlo. Nadie se acuerda de las victorias, solo de las derrotas» .

Pero claro, el tiempo pasa y aquella circunstancia de mi vida que me llevó a ser socia de un club de tenis con piscina (Club Río Grande de Sevilla) y que no era más que la falta de dinero por mi separación y no poder irme de vacaciones con mi retoño, cambió. Mi hijo creció y ya dejamos de ir así que, y con todo el dolor de mi corazón, poco a poco fui dejando las raquetas que aún conservo y que tanta pena me dan mirar porque me muero por volver a cogerlas.

Mas tarde, y ya lo conté en el blog en el escribo en WOMENALIA, y que tengo abandonado (perdón a mis womenalias pero no las tengo en el olvido y ellas lo saben pero es que me faltan horas para escribir), me dio por correr.

Al final mi santo, el que me hace tener mil mariponsas me convenció de los beneficios de, como dicen ahora, ser una runner pero la verdad, y sinceramente, a la vuelta de esas vacaciones abandoné lo de las carreritas.

Pero hay un deporte que me encanta. Sólo lo puedo practicar en invierno porque es estacional y la nieve cae, evidentemente, desde noviembre a abril (aunque en ocasiones han caído nevadas impresionantes en pleno mes de junio en mi Sierra Nevada de mi alma) y es el esquí.

Esquiar para mi es descontar años en mi calendario cada vez que me calzo los esquís, cojo los bastones, me bajo las gafas, respiro hondo, y miro el mundo, como yo digo, con los ojos de Dios.

Subir a Sierra Nevada los fines de semana es simplificar la vida que llevo. Allí arriba, y a más de 3.000 metros de la tierra, apenas necesito nada para ser feliz porque en realidad son pocas y sencillas las cosas que me hacen sentir genial, bien y, sobre todo plena.

No me maquillo, voy con coleta y me pongo los zapatos más feos que tengo pero también los más cómodos y viejos (19 años nada más y nada menos). Y así, sin apenas nada y con veinticinco añitos recién cumplido (es broma porque son cincuenta y dos), los sábados y domingos mi cuerpo serrano se siente rejuvenecer.

El esquí es un deporte de riesgo… De mucho riesgo (y os lo digo yo que me he roto ligamento y muñeca) pero no hay dinero que pague la sensación de tener la adrenalina por las nubes cuando bajo una pista negra, o cuando subo al Veleta y llego hasta Pradollano sin apenas parar y a 80 km por hora (mi marido dice que estoy loca ¡BENDITA LOCURA!)

Sí, los expertos tienen razón. Practicar ejercicios físicos (cualquiera), tienen todas las ventajas del mundo y la mejor es que dejas de cumplir años porque el tiempo se para y tu cuerpo responde como cuando eras apenas una adolescente (al menos es lo que me pasa a mi).

Hay muchos artículos de especialistas, como los publicados en Deportes y Salud, en los que descubriréis todos los beneficios de practicar ejercicios físicos, pero yo os cuento mi experiencia. El deporte en el que me he encontrado a mi misma; lo que me da y lo que me hace vivir y sentir cuando estoy al filo de algo que parece imposible de bajar porque es casi vertical… Y cuando llegas al final y miras hacia esa montaña imponente, irresistible e invencible, me hago la misma pregunta ¿QUIÉN DIJO MIEDO?.

Y por supuesto yo misma me la respondo:

¡NADIE!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mj. Andrade
María José Andrade Alonso
marandalo67@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies