Consejos para superar la astenia primaveral

Consejos para superar la astenia primaveral

¿No queríamos que acabase el invierno?

Ya está aquí ¡es la primavera! Estábamos deseando que llegara, pero una vez comienza no todos nos sentimos tan eufóricos. Y es que se trata de una época de cambios bruscos de temperatura, presión atmosférica, humedad en el ambiente… Para los animales y las plantas, esta estación representa el inicio de un ciclo biológico, que se caracteriza por la renovación de las funciones vitales después del letargo invernal.

¿A que ahora no te extraña que nosotros, las personas, también sintamos cambios y suframos la llamada astenia primaveral?

Con la llegada de la primavera y del buen tiempo muchas personas experimentan la astenia primaveral, una sensación de cansancio generalizado que no mejora con el descanso.

Además de este cansancio aparece una serie de síntomas  que dificultan la realización de las tareas diarias: decaimiento y tristeza sin motivo aparente,  dolor de cabeza, trastornos del sueño, falta de concentración, alteraciones del apetito, apatía…Las causas de este fenómeno no están todavía claras pero se cree que guardan relación con los cambios que tienen que afrontar el sistema nervioso y hormonal para adaptarse a la llegada del buen tiempo y a la diferencia de luz y de temperatura de eso comporta.

La astenia primaveral es un trastorno transitorio y podemos minimizar sus efectos siguiendo los siguientes consejos:

1. Respetar los patrones del sueño: Establecer una rutina de descanso y acostarse cada día aproximadamente a la misma hora. Un correcto descanso es esencial para recargarnos de energía y permitirnos funcionar a pleno rendimiento física e intelectualmente.

2. Realizar de forma regular algún tipo de actividad física de intensidad moderada: Aunque en esta época nos sintamos más cansados de lo habitual, hacer el esfuerzo de hacer ejercicio tres o cuatro veces por semana conseguirá que superemos esa sensación de cansancio, además de ayudarnos a mantener el tono muscular y a controlar el estrés.

3. Prestar especial atención a la alimentación: Es muy importante proporcionar al cuerpo los suficientes nutrientes en forma de alimentos frescos y limitar al máximo el consumo de alimentos procesados, ricos en grasa, fritos, dulces y harinas refinadas.

Es recomendable basar la alimentación en las frutas y verduras de temporada, consumiendo una parte de ellas en crudo, en ensaladas, o en batidos, para aprovechar al máximo su contenido en vitaminas y fitonutrientes.

4. Mantener un buen nivel de hidratación: Beber entre 1 y 2 litros al día, preferiblemente entre agua e infusiones, para favorecer la función renal e intestinal, eliminar toxinas y que el organismo no se sobrecargue con sustancias de desecho.

5. Pasar más tiempo al aire libre: Aprovechar que aumentan las horas de luz solar y que las temperaturas mejoran para pasar más tiempo fuera de casa y disfrutar de los rayos del sol.

6. Ayudarnos con las plantas: Algunos complementos alimenticios nos pueden ayudar a sobrellevar mejor los síntomas de la astenia primaveral, proporcionándonos un empujoncito extra de energía. Conozcamos qué complementos podrían ser de ayuda durante esta época:

  • Maca: esta planta de origen andino es vigorizante y reconstituyente. Ya era utilizada por los Incas por sus extraordinarias propiedades revitalizantes, estimulante del sistema inmunitario y también para combatir los síntomas de la fatiga crónica. Aumenta la vitalidad y la resistencia al esfuerzo al tiempo que disminuye el cansancio sin provocar ansiedad ni nerviosismo
  • Jalea Real: Tiene un efecto estimulante y tonificante. Es una sustancia producida por las abejas para alimentar a su abeja reina, y su composición es muy rica y compleja, lo que la convierte en un alimento extraordinario. Contiene todos los aminoácidos, incluidos los esenciales, vitaminas del grupo B, vitamina C, ácido fólico, minerales y ácidos grasos insaturados. Todo esto la convierte en un excelente reconstituyente en casos de carencias nutricionales y astenia, ayuda a recuperar los niveles de actividad y a superar la apatía  y aumenta la resistencia a la fatiga y al esfuerzo.
  • Polen: Es vigorizante y aporta aminoácidos y fitoesteroles. Lo elaboran las abejas a partir del polen y del néctar que recogen de las flores. Estimula el sistema inmunológico. Es rico en vitaminas y minerales y resulta muy indicado en casos de debilidad. Aporta nutrientes que ayudan a mejorar la resistencia al cansancio.
  • El Ginseng es una raíz de sustancias activas para el cuerpo y la mente. Nos ayuda a restaurar las fuerzas después de una enfermedad, por ejemplo, fortifica el sistema inmunitario, y nos aporta un extra de energía.

Si necesitas una ayuda, nada mejor que confiar en el poder de la Naturaleza y los complementos naturales que te ofrecemos, y a disfrutar de la Primavera!!!!

 

 

Beatriz Pazos Galocha
info@laventanadebeatriz.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies