Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada. Mujeres Valientes

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada. Mujeres Valientes

 

¿Qué has aprendido estos dos meses?

Uno de mis amigos ha escrito esta pregunta en Facebook y me ha hecho reflexionar… “¿Qué has aprendido estos dos meses?” Pues, ahora que lo pienso, he aprendido muchas cosas: a estudiar más y a perder menos el tiempo, a pasear más y a tumbarme menos, a reflexionar más y a enfadarme menos…

 

Y así podría escribir una lista interminable

 

Ojo, aunque todo lo que escribo es muy positivo, mi trabajo me ha costado. No penséis que empecé la pandemia viendo todo de color de rosa, para nada. Al igual que mucha gente, he pasado por diferentes etapas que me han hecho pensar e intentar tomarme las cosas con más calma. Reconozco que empecé mal, muy mal, pero poco a poco he intentado “normalizar” una situación terrible.

Desde el mes de marzo, todos los españoles que vivimos fuera seguimos con mucha preocupación las noticias de nuestro país. Vivir la pandemia a distancia es una pesadilla, y eso lo saben perfectamente todas las personas que tienen a sus familiares en otras provincias y aún no han podido abrazarles.

En nuestro caso la situación es aún más problemática, ya que al vivir en otro país, la esperanza de volver a ver “pronto” a nuestros familiares es aún más lejana.

 

“¿Vais a venir este verano?” es la pregunta que nos hace todo el mundo, ¡y eso me gustaría saber a mí!

 

Nuestros billetes de avión de Semana Santa fueron cancelados, y aún no sabemos si podremos pasear por las hermosas playas de Punta Umbría en un par de meses. Por supuesto, ¡nos encantaría ir! Soñamos con los chocos fritos, con las gambas blancas  de Huelva y con esa cerveza Cruzcampo helada que sabe a gloria bendita en mi tierra.

Pero, sinceramente, si tenemos que hacer cuarentena al llegar a España y otra cuarentena al volver a Inglaterra, no nos merece la pena el viaje. Tendremos que esperar a ver cómo se desarrolla la pandemia, ¡pero la esperanza es lo último que se pierde!

Gracias a las nuevas tecnologías, a menudo hacemos videollamadas que nos hacen sentir un poquito más cerca a todos los que tenemos lejos. Siempre nos contamos lo que hacemos en nuestra vida diaria, y cómo nos afecta todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Pienso que, aunque estemos en países diferentes y con medidas distintas, todos nos sentimos de forma parecida.

 

Todos nos ahogamos dentro de casa y ansiamos un poco de libertad y, sobre todo, de seguridad

 

No voy a entrar en debates de si unos países lo están haciendo mejor que otros, o si unos partidos políticos llevan esta pandemia de forma más o menos acertada. No es mi intención crear más crispación de la que ya hay. Con mis palabras tan sólo pretendo contaros mi experiencia, deciros cómo vivo esta situación y desahogarme un poco.

Sí, pienso que desahogarnos es muy importante en estos momentos. Somos muchos los que nos sentimos mal por todo lo que está ocurriendo: pandemia, crisis económica, enfrentamientos… Estas palabras me dan mucho miedo, y da igual dónde vivas, pienso que a todos nos va a afectar de una u otra forma.

 

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada. Mujeres Valientes

Durante estos días, a menudo he hablado con personas que desde España me decían que yo tenía la “suerte” de vivir un confinamiento más relajado en Reino Unido

 

Es cierto que aquí no se nos ha impedido salir en ningún momento, siempre hemos tenido una hora al día para pasear, correr o montar en bicicleta. Lo curioso es que nadie ha controlado que cumpliéramos esta norma, el Gobierno ha confiado plenamente en la responsabilidad ciudadana.

Hace poco esta hora se incrementó y ahora podemos salir todas las veces que queramos, por tiempo ilimitado, siempre que mantengamos la distancia social y sólo salgamos en grupo con las personas que viven en nuestra casa (requisitos indispensables desde que comenzó la pandemia).

Personalmente, desde que empezó todo, apenas he salido de casa, ¡me daba pánico! Encima, tengo la desgracia de no tener jardín, ni siquiera un balcón al que asomarme.

Desde mi ventana he visto pasear a gente tranquilamente a diario, y yo era incapaz… No sé si por el exceso de información (al principio me pasaba horas leyendo noticias del coronavirus, ¡no se lo recomiendo a nadie!), o por la angustia que me llegaba a través de muchas personas cercanas, pero yo no salía para nada.

 

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada. Mujeres Valientes

Sólo cuando en España empezaron a relajar el confinamiento, empecé a dar los primeros paseos por el parque de mi barrio

 

Vais a pensar que soy una exagerada, pero hasta que no vi que en mi país la situación empezaba a calmarse un poco, yo tampoco me tranquilicé. Desde que comenzó la desescalada en España, me siento mejor. Ahora paseo casi a diario, incluso me atrevo a ir a comprar a pequeños establecimientos.

Ahora por las noches empiezo a respirar tranquila, sé que la situación aún es preocupante, pero al menos ya no tengo la agobiante sensación de falta de aire. Esa sensación de ahogo constante que he tenido durante semanas ha sido terrible, pero entiendo que es un daño colateral de la situación que vivimos.

Ahora, aunque todo parece un poco más “relajado” seguimos pendientes de las últimas noticias. En nuestro caso permanecemos atentos a la próxima apertura de colegios de primaria y guarderías el 1 de junio en Inglaterra.

Es cierto que ya estaban abiertos, pero sólo y exclusivamente para los hijos de los trabajadores esenciales de esta pandemia y para los niños en situación de riesgo. Ahora, además, se aceptarán tres cursos de primaria. Hay gente a favor y gente en contra. No voy a entrar en polémicas sobre este tema tampoco. Simplemente intentaré hacer lo que crea que es mejor para mi hija, y estoy segura de que todos respetarán mi decisión, igual que yo respeto la de los demás.

 

Y mientras reflexiono sobre todo lo que esta pandemia conlleva, me doy un largo paseo por mi barrio

 

Me paro a ver los hermosos patos del río, observo a los niños jugando por el parque, disfruto del precioso día soleado, y hago algunas fotos para compartir estos momentos de paz y tranquilidad con Mujeres Valientes.

 

Aprendizaje en tiempos de coronavirus para una expatriada. Mujeres Valientes

 

Me despido recordando la frase que escribió mi amigo en Facebook: “¿Qué has aprendido estos dos meses?” He aprendido que todos tenemos opiniones muy diferentes, y no por ello menos importantes; he aprendido que mi familia y mis amigos están por encima de cualquier partido político o bandera…

 

… he aprendido a querer más y a odiar menos

Diana Granada
Diana Granada
dianagran1@hotmail.com
4 Comentarios
  • Francisca Marco
    Escrito 14:39h, 22 mayo Responder

    Comparto muchos sentimientos, estoy de acuerdo que el mayor valor es la familia y los amigos. Deseando poder darte un abrazo.

    • Diana Granada
      Escrito 12:56h, 25 mayo Responder

      Nosotras siempre estamos de acuerdo en muchas cosas, ¡sobre todo en darnos un abrazo “pronto”!

  • Laura Granada Herbello
    Escrito 12:37h, 23 mayo Responder

    Tus palabras son las de muchos… Thanks!

    • Diana Granada
      Escrito 12:57h, 25 mayo Responder

      ¡Ojalá sea verdad! Gracias por seguirme.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies