Ancianos y coronavirus… Cuando es más peligroso

Ancianos y curonavirus... Cuando es más peligroso. Mujeres Valientes

Ancianos y coronavirus… Cuando es más peligroso

Ancianos y coronavirus... Cuando es más peligroso 1

L@s ancian@s son el colectivo que se está viendo más afectado por la crisis del coronavirus. Ell@s son los encargados de guardar un gran el gran tesoro y tod@s estamos dispuest@s a que no les ocurra nada durante estos días en los que la pandemia, hace estragos.

Estamos separados de nuestros padres y madres. Los más pequeños de sus abuelos y abuelas, y no hay día que no veamos en los medios de comunicación y  en redes sociales, miles de mensajes que están dedicados a los que hasta ahora se dedicaban a cuidarnos en silencio

La población española es una sociedad envejecida. Muchos de nuestros mayores viven en residencias y los que están en casa, al cuidado de su familia, reciben un cuidado extremo para que su salud no se resienta y no resulten contagiados.

Mª José García Maqueda es una de esas mujeres que estos días atiende a sus padres. Unos padres y unos abuelos que pertenecen a grupo de riesgos, por padecer varias patologías, y que siguiendo la recomendación de quedarse en casa, en ella se mantienen a la espera de que termine el confinamiento.

María José Andrade: Tú vives con personas dependientes. Son personas mayores y dependientes, y que, además tienen su propia problemática… En estos momentos tan complicados ¿Cómo los estáis viviendo las personas que tenéis personas dependientes a vuestro cuidado?

Mª José Gª Maqueda: La situación se vuelve un poco complicada, y en mi caso además es que hay distancia de por medio. En nuestro caso mis padres residen a treinta y cinco kilómetros de Sevilla y yo vivo y trabajo en Sevilla. Esta distancia normalmente es relativamente corta, pero ahora es enorme.

Mi madre tiene 76 años. Es una persona dependiente con una enfermedad crónica, y otras afecciones patalogicas asociadas que complican su estado de salud. Precisando además cuidados muy especializados. Mi padre tiene 85 años y aunque tiene mas autonomía, padece una enfermedad grave crónica, que requiere de seguimiento y cuidados.

Tanto con independencia de sus edades y ser un colectivo de riesgo ya por su edad, en estas circunstancias se convierten en un colectivo de muy alto riesgo frente al Coronavirus.

 

Ancianos frente al coronavirus… El colectivo más desfavorecido

 

Habitualmente nosotros en casa lo tenemos todo muy bien organizado. Tenemos cuidadoras las 24 horas del día, en varios turnos  de forma. Ellas son Alba, Sofía y Jésica que es la persona que nos asiste por parte de la empresa municpal que gestiona la Ley de Despendencia.

En casa todo esta muy bien organizado y coordinado, entre otras cosas esta es mi función. Además de hacer de cuidadora los fines de semana con mi marido, para facilitarles a ellas, a ese gran equipo de profesionales que tenemos, sus funciones.

Enseñarles a tratar la enfermedad de mi madre con sus peculiaridades y el tipo de cura que necesita que le practiquen. Normalmente todo esto te produce cierta tensión. Por cómo están, cómo evolucionan, el estado de salud, por sus diferentes patologías y ahora con mucha más razón.

María José Andrade: Pero ahora hay que estar más pendiente de los más mayores?

MJGarcía: Efectivamente. Hay que estar más pendiente: de la dieta, de cómo adaptarla a las necesidades de la enfermedad de mi madre, de lo que necesitan, de los ejercicios y actividades diarias… Todo tiene que tener este orden para que su salud este bien, tanto en lo físico, como  en lo mental como en lo emocional.

Todo esto lo haces desde el amor no desde una perspectiva profesional.  Algunas veces me toca hacer de mamá y otras veces me toca hacer de hija, vale. De mamá para poner un poquito de orden en algunas cosas y de hija, pues para darle ese cariño, y que se sientan amados y protegidos.

Conjugar todo esto no es fácil. Imagínate en esta situación y en este estado de alerta permanente que te produce esta situación. Se vive con cierta inquietud y mucha intranquilidad. En estas circunstancias hemos tenido que adaptar todo lo que teníamos organizado para que una sola cuidadora se quede con ella para poder asir limitar todo el tema de los contagios.

MJAndrade: Cómo guardan el protocolo las cuidadoras?

MJGarcía: Al principio, todo era mucho mas relajado pero en cuanto se hizo firme el Estado de Alarma Sanitaria empezamos a tomar medidas. Lo primero que se hizo es que se quedara una única cuidadora 24 horas al día para limitar los riesgos y mantenerlos lo más aislados posible.

Normalmente intentamos que salgan a sus paseos, que se relacionen con los vecinos y que estén en el mundo exterior. Que no sea solo a través de la tele o los dispositivos, que vivan el mundo real… Ahora tenemos que plantearles lo contrario: no salir, no ver a la gente, no tocar a su familia, etc.

Ellos saben que eso es necesario, para su bienestar porque tienen información y nosotros les trasmitimos precaución. Esto les lleva a un estado de preocupación que tampoco es bueno para ellos.

 

Ellos como buena madre y buen padre protectores que son, de su familia sienten más miedo y amenazados por sus familiares que por ellos mismos

 

MJAndrade:  Ahora vivimos en una época muy digital y tecnológica que te acerca más a los tuyos pero ellos  y nosotros pertenecemos a la generación de los abrazos y los besos pero ¿Cómo llevan ellos y vosotros la falta de contacto físico y visual?

MJGarcía: Pues figúrate!  Yo voy una vez en semana para llevarles la compra, las medicinas, el material de las curas de mi madre. Hemos establecido un protocolo y trato de no contaminar nada. No tocar nada y ni siquiera intento sentarme.

Hablo con ellos con normalidad pero, claro, yo lo primero que hago cuando llego a mi casa es darle achuchones y besos a mi madre y a mi padre y ahora no lo puedo hacer. Intentas transmitirle serenidad, tranquilidad, que todo es normal, que no pasa nada, pero no, esa no es la realidad, y ellos son se dan cuenta.

Yo cuando me voy de mi casa me pregunto si habré dejado virus allí y si la cuidadora habrá limpiado todo lo que le he llevado con la lejía para tomar las precauciones, date cuenta que son dos personas con un sistema inmunológico muy debilitado.

María José Andrade: ¿Qué ha significado para usted y su familiar vivir en plena era digital y cómo les está ayudando?

MJGarcía: Yo agradezco vivir en la era digital porque podemos realizar videollamadas y aunque yo no los pueda tocar cuando voy allí los treinta minutos que estoy me reconforta.

También es muy importante estar informados y nosotros lo hacemos a través del grupo de Whassap. A través de esta red vamos viendo los cambios en la medicación, se resuelven dudas, se organizan todas la curas y esto lo pone fácil en una situación muy complicada y difícil.

Y aunque hay que administrar toda la información tengo que agradecer, desde aquí cómo funciona la relación con los sanitarios y la atención personalizada que están teniendo con nuestros mayores. El personal de teleasistencia, llaman para asegurarse que ha ido o ha respondido el médico y todo esto te da muchísima tranquilidad.

MJAndrade: En tu caso además se suman diferentes patologías como es el caso de tu padre.

MJGarcía: Mi padre tiene revisiones oncológicas porque como te decía no esta respondiendo al tratamiento. Los médicos que le están atendiendo nos han recomendado que no vaya… Están haciendo un gran trabajo y muy bien organizado en todos los sentidos e incluso estamos estableciendo con ellos cierta familiaridad… Creo que esta situación ha hecho que todos nos volvamos un poco mas humanos, mas asequibles. A mi eso me sorprende y me gusta mucho, pero es verdad que me sorprende.

 

Podemos presumir de Sanidad Pública de cómo se esta comportando la ciudadanía

 

MJAndrade: A mi, para terminar  me gustaría que dieras un mensaje para todas las familias que tienen familiares dependientes, familiares mayores que están sin poder verlos, sin poder salir. Una pequeña frase de ánimo para poder insuflar esa energía tan necesaria para seguir adelante.

MJGarcía: Yo me imagino a las personas que tienen a sus familiares en residencias y en la inquietud que sentirán porque yo los engo en casa y es una situación totalmente diferente.

Vamos a intentar ser optimista ante este panorama, porque ellos lo necesitan. Necesitan que les transmitamos esa tranquilidad, ese optimismo, y los familiares en cierto modo tenemos que intentar normalizar la situación.

Yo confío muchísimo, en que se está haciendo una gran labor, no solo del tema de los sanitarios sino también en el tema asistencial. Vivimos en un país que nos esta dando la oportunidad de sentirnos muy orgullosos de Él, porque la ciudadanía está respondiendo  de forma admirable, con responsabilidad, con generosidad.

Si te vas a nivel autónomico, te das cuenda de que Andalucía va por detrás en el número de contagios y por delante en la toma de decisiones.

Desde aquí se han llevado a cabo iniciativas muy importantes como poner a disposición hoteles medicalizados y construyendo hospitales de camapaña, que en otras comunidades no los había. Estamos respondiendo muy bien a nivel general y a nivel local porque los alcaldes se esta volcando en las personas.

Yo creo que tenemos que tener mucha confianza… Mucha confianza en todo: en los profesionales que tenemos trabajando para esto, para los que los que intentan contenerlo, para los que llevan a cabo los cuidaos y para los que toman las decisiones.

El conjunto de la sociedad española es espectacular y Andalucía está siendo muy disciplinada, responsable, cumple a rajatabla el confinamiento y es una comunidad muy colaborativa

 

Toda la razón, Mª José. “la sociedad española es espectacular… ” y un ejemplo de que eso es así eres tú  y muchas mujeres que como tú cuidan de sus mayores con mimo, amor y dedicación.

Una entrega que es, nada más y nada menos, que el reconocimiento a l@s que tanto nos han dado. A l@s durante toda su vida estuvieron “al pie del cañón” para que nos nos faltara de nada. A l@s que siempre guardaron silencio ante nuestros desafíos de juventud, a l@s que nos ayudaron en numerosas ocasiones a salir adelante de manera incondicional.

 

A ellas y ellos… A nuestros mayores… ¡GRACIAS!

 

 

 

Mj. Andrade
María José Andrade Alonso
marandalo67@gmail.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies