Alquiler de vivienda y sus gastos deducibles

Alquiler de vivienda y sus gastos deducibles. Mujeres Valientes

Alquiler de vivienda y sus gastos deducibles

Estamos en plena campaña de la declaración de la Renta y una de las dudas muchas que surgen es ¿Cómo hay que declarar los ingresos de una vivienda arrendada? Y ¿Qué gastos serían deducibles? … Pues no te preocupes porque desde Mujeres Valientes vamos a resolver todas tus dudas.

Tener una vivienda en propiedad arrendada supone un rendimiento del capital inmobiliario, es decir, se obtiene unos ingresos mensuales por ese arrendamiento que se tienen que declarar en la declaración del ejercicio que corresponda. A estos ingresos se le tienen que restar una serie de gastos deducibles y aplicarle unas determinadas deducciones.

Los gastos deducibles en este caso son los siguientes:

1. Los tributos y recargos no estatales, así como las tasas y recargos estatales, cualquiera que sea su denominación, siempre que incidan sobre los rendimientos computados o sobre el bien o derecho productor de los mismos y no tengan carácter sancionador, es decir, los gastos de IBI, basura etc .

2. Los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora del bien, derecho o facultad de uso y disfrute del que procedan los rendimientos, y demás gastos de financiación, así como los gastos de reparación y conservación del inmueble. En resumen serían los intereses producidos por los créditos obtenidos para la obtención de ese inmueble.

3. Los saldos de dudoso cobro en las condiciones que se establezcan reglamentariamente, siempre que quede debidamente justificado.

4. Las cantidades devengadas por terceros como consecuencia de servicios personales. Este sería el caso de vigilancia, portería, comunidad etc.

5. Los gastos de reparación y conservación del inmueble.

6. Los gastos de formalización del arrendamiento.

7. Las primas de seguros de hogar del inmueble arrendado.

8. Las cantidades abonadas en concepto de suministros de agua, luz, teléfono, siempre y cuando las abone el arrendador.

9. Las cantidades destinadas a la amortización en las condiciones establecidas reglamentariamente.

Se establece un límite máximo para la deducción de los intereses de los capitales ajenos, gastos de financiación y gastos de reparación y conservación, que no podrán ser superiores al importe del Rendimiento íntegro de cada bien o derecho. No obstante, el exceso podrá compensarse en los cuatro años siguientes con el mismo límite para cada inmueble.

¡Ya puedes realizar la declaración sin temor a cometer alguna equivocación!

Estefanía De la Torre
asesoria@gestoal.com
No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies