Volver a empezar

Volver a empezar

Volver a empezar

La pasada semana se celebró el Día de la Mujer Trabajadora. Muchas son las que han estado reivindicado los derechos que ni siquiera se han perdido, porque simplemente muchos de ellos  nunca se han tenido.  Mujeres que llevan toda la vida intentando demostrar una y otra vez su valía. Parando su momento para dárselo a los otros  y viviendo una vida en la que se intenta conciliar todas las vidas que ocupan las veinticuatro horas del día y haciendo equilibrios para poder llegar rendida a la cama.

Muchas son las que vuelven a empezar una y otra vez.  Pareja, trabajo, amistades y una misma, son las constantes de una mujer que se encuentra en permanente lucha por ganarse el lugar que le corresponde.

Hemos dicho que pareja, trabajo, amistades y una misma, forman parte de la línea vital de la mujer. Estos son los conceptos que describen el recorrido que debemos hacer y que conforman la memoria de muchas. Es el camino sin más de lo que es la aventura  de vivir, pero que muchas veces nos falla.

Caer en la negatividad es lo fácil, pero hay que hacer un esfuerzo para que esto no sea así. Tenemos que reflexionar sobre el momento y la situación que estamos viviendo y analizar todo lo que ha ocurrido. Debemos tomar distancia para ver los puntos que han fallado,  porque en algunas ocasiones pasamos por alto cosas que tienen importancia, dejándolas de lado porque la intuición nos ha fallado. Hay que estar alerta de las señales que llegan hasta nosotras  porque, aunque estas sean evidentes, las reconocemos cuando ya es demasiado tarde.

Son demasiadas las veces que tenemos que volver a empezar, pero ¿quién dijo miedo? ¿quién teme a volver a enfrentarse a la vida?…porque al fin y al cabo no es más que eso: LA VIDA…y si alguna pensaba que iba a ser un camino rosas estaba equivocada.

Tendremos momentos malos, pasaremos por peores y por supuesto que algunos serán insoportables, pero ahí está nuestra fortaleza que no es más que mirar de frente a esa situación y seguir el camino…un poco más cansada, destrozada y rota por lo que nos acaba de suceder, pero dispuestas a asumir lo que tenga que venir y a sobrellevar lo que tenga que llegar.

Ningún envite puede romper nuestro timón porque de lo que se trata es de dominar la situación y no dejar que el miedo nos paralice y nos deje inactivas. El miedo no es más que un momento de pánico… pero nada más.

No es fácil, pero debemos aplicar, en nuestro día a día, el ejercicio de saber que ninguna situación durará más de lo necesario. En ocasiones decimos que qué poco dura lo bueno y cuánto lo malo, pero no es cierto y por lo tanto debemos comenzar a saborear, como se merece, lo positivo de nuestras vidas ya que será lo que nos dé la fuerza para VOLVER A EMPEZAR

Mujeres Valientes
Mujeres Valientes
info@mujeresvalientes.es
No hay comentarios

Escribe un comentario

#Síguenos en Instagram

Uso de cookies

Mujeres Valientes utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies